Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fallece un pasajero en el vuelo de Ryanair procedente de Frankfurt

El turista alemán de unos 50 años de edad venía con un amigo a pasar una semana de vacaciones a Peñíscola. Se quejó durante el vuelo de un dolor en el pecho y posiblemente tuvo un infarto
Whatsapp
Tras intentar sin éxito la reanimación, el personal de la funeraria bajó el cuerpo del avión de Ryanair. Foto: Pere Ferré

Tras intentar sin éxito la reanimación, el personal de la funeraria bajó el cuerpo del avión de Ryanair. Foto: Pere Ferré

Un turista alemán de unos 55 años de edad y residente en una localidad cercana a Frankfurt venía a España de vacaciones con un amigo. Ambos pasajeros embarcaron en el aeropuerto de Frankfurt Hahn con un vuelo de Ryanair con destino Reus. La idea era proseguir la ruta hasta Peñíscola por transporte terrestre y disfrutar de una semana en esta localidad castellonense antes de volver a casa por el mismo camino.

El fallecido empezó a encontrarse mal en el mismo aeropuerto alemán, pero le dio poca importancia. Embarcó y se sentó junto a su amigo en el asiento que le correspondía. Durante el vuelo, los dolores de pecho aumentaron de intensidad y ante la situación, su acompañante alertó a la tripulación de que su amigo se encontraba mal.

Fuentes de Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) confirmaron al Diari lo ocurrido. Según explicaron, «el pasajero se empezó a encontrar mal durante el vuelo y el comandante del avión informó sobre la situación a la torre de control, desde donde advirtieron a los servicios de emergencia (SEM)».

De hecho, durante el vuelo se preguntó por megafonía si había alguien con conocimientos de reanimación, ya que los síntomas y la apariencia del pasajero hacían entrever que podía ser un infarto.

A pesar de las dificultades de trabajar en pleno vuelo, el pasajero recibió atención médica por parte de la propia tripulación. Se le intentó reanimar confiando en que a la llegada a la capital del Baix Camp se pudiera trasladar a un hospital y salvarle la vida.

De hecho, el avión llegó unos minutos antes de la hora prevista, a las 12.12 horas, y en la pista aguardaba una ambulancia medicalizada del SEM y otra de apoyo.

Los médicos subían al avión, mientras el pasaje descendía por la otra escalera. Al lugar también estuvo la Guardia Civil, cuerpo de seguridad competente en esta instalación aeroportuaria.

Fuentes médicas apuntaron que la reanimación se prolongó otros 40 minutos con el avión ya en la pista, pero todos los intentos fueron inútiles. El pasajero había fallecido.

Tras su muerte, se solicitó la presencia de un coche fúnebre del tanatorio de Reus, que se llevó el cadáver alrededor de las 14 horas. Acto seguido se procedió a preparar el avión para el viaje de vuelta.

La Guardia Civil intentó ponerse en contacto con la familia. Para ello pidió ayuda al consulado alemán. Las diligencias de la Benemérita fueron entregadas al Juzgado de Reus, que en la misma tarde de ayer tomó declaración al acompañante. Según parece, el fallecido no tenía ninguna dolencia conocida.

El vuelo que debía volar desde Reus hacia Frankfurt/Hahn, y cuya salida estaba programada a las 12.50 horas, despegó con dos horas de retraso.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También