Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Familias de la escuela Alberich i Casas de Reus preparan protestas para reclamar un instituto en la zona

Padres de la escuela buscan ampliar la reivindicación entre los vecinos, tras la negativa de la Generalitat. Recuerdan que el centro de secundaria público más cercano está a casi 2 kilómetros

J. Salvat/M. Plana

Whatsapp
Un grupo de madres de la escuela Alberich i Casas. FOTO: Alfredo González

Un grupo de madres de la escuela Alberich i Casas. FOTO: Alfredo González

Los padres y madres de la Escola Doctor Alberich i Casas –en el barrio de les Clarisses, muy cerca del Santuari de Misericòrdia– no cesan su lucha. Tienen un objetivo claro: que el distrito de poniente de Reus tenga un instituto. Y es que el más cercano está a prácticamente 2 kilómetros. Ante las negativas recibidas hasta el momento por parte del Departament d’Educació, padres y madres están expandiendo su reclamo entre los vecinos de la zona afectada con el objetivo de tener más fuerza y crear más presión. 

Han conseguido recoger más de 3.000 signaturas en Change.org y, ahora, desde la asociación de padres y madres de la escuela están organizando distintas acciones reivindicativas con el fin de visualizar la demanda. De momento, han organizado un vermut protesta para el próximo 1 de marzo. «El evento servirá de barómetro para entender si el reclamo importa más allá del mundo educativo, lo que nos servirá para ver qué camino tenemos que elegir», se señala desde la AMiPA de la escuela.

A casi 2 km de un instituto

El reclamo de madres, padres y también comunidad educativa de la escuela Alberich i Cases se sustenta con el hecho de que no hay ningún instituto público en la zona poniente de la ciudad. Las opciones que tienen más cercanas son centros de educación concertada: La Salle, El Pare Manyanet, L’Escola Puigcerver… «Pero ninguna plaza pública», critican desde la AMiPA del colegio. 

Su instituto adscrito es el Baix Camp a 1,8 kilómetros de distancia, y el Instituto Gaudí, a 2,6 kilómetros. «El transporte público que conecta el distrito con estos centros educativos no tiene líneas ni frecuencias que concuerden con el horario escolar», explica Anna Maxenchs –una madre–, que añade: «Además, no sé si dejaría ir a mi hija, que tiene 12 años, sola andando más de 20 minutos hasta el instituto». El caso de otra madre, Núria Suárez, va más allá. Su hija tiene una discapacidad motriz degenerativa. «Cuando tenga 12 años no sabemos cómo estará, pero quizás tiene que ir con silla de ruedas. Ante una distancia tan grande, no podrá ir sola ni con 12 ni con 15», explica Suárez con preocupación. Es por ello que incitan a movilizarse a asociaciones de vecinos y centros educativos de los barrios afectados para que se construya un centro de educación secundaria en la zona. «Es un barrio en crecimiento», recuerda Marta Vinaixa.

Aunque la reivindicación se centraba, hace un tiempo, en convertir el Alberich i Casas en un instituto-escuela, ahora aseguran que «nos da igual que sea en la actual escuela o no. Lo que queremos es tener una opción pública cerca de casa». No obstante, lo que se defiende es que se dé una continuidad al modelo educativo del centro, abierta a una nueva forma de aprendizaje y que permite involucrar los padres y madres en los proyectos educativos.

Negativa del Departament 

El Departament d’Educació de la Generalitat es quien tiene potestad sobre este tema. Los implicados con este reclamo son conscientes de ello, y hasta el momento únicamente han recibido negativas por parte de Generalitat. Aun así, también consideran que desde el consistorio se podría haber mostrado más interés. «Ahora que en Reus hay dos partidos del mismo gobierno que en la Generalitat, sería el momento de estudiar la propuesta y que nos ayudaran en el proceso, porque también interesa a la ciudad en global», concuerdan el grupo de madres que, a la vez, opinan que «no están por la labor. Parece que en Reus solo se mira la educación concertada». 

El reclamo se ideó en La Festa dels Somnis, en 2016. Un evento organizado por la escuela en la que alumnos, padres y madres y equipo docente y directivo podían exponer deseos sobre el centro educativo. Crear un instituto en la escuela recibió un tsunami de votos entre todos los sectores, incluso los más pequeños. Cuatro años después, y tras reuniones con Serveis Territorials a Tarragona del Departament d’Educació de la Generalitat y de varios encuentros, también en vano, con el Ayuntamiento de Reus, la reivindicación quiere, ahora, atravesar las paredes del colegio y conseguir el apoyo vecinal.

Temas

Comentarios

Lea También