Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Intensifican la presencia policial en el Passeig Nord después de los últimos robos

Los vecinos denunciaron al menos media docena de robos en menos de un mes. Ayer se reunieron con los cuerpos policiales y el concejal de Seguretat Ciutadana, Joaquim Enrech

M. Càmara/S. Fornós

Whatsapp
En la calle Duesaigües se han producido algunos de los robos denunciados por los vecinos. FOTO: Alfredo González

En la calle Duesaigües se han producido algunos de los robos denunciados por los vecinos. FOTO: Alfredo González

Reforzar la presencia policial y la vigilancia. Es el compromiso que ayer arrancaron los vecinos del Passeig Nord afectados por los últimos robos en la zona, concretamente en viviendas de las calles Poboleda, Tivissa y Duesaigües. 
Los afectados se reunieron ayer por la tarde con el concejal de Seguretat Ciutadana del Ayuntamiento de Reus, Joaquim Enrech, y representantes de la Guàrdia Urbana de Reus y de los Mossos d’Esquadra. Durante el encuentro, que duró más de una hora, los afectados trasladaron al responsable político y a los representantes de los cuerpos policiales su preocupación por los hechos acontecidos en el último mes en el vecindario. En total, la zona acumuló en menos de tres semanas cinco robos y otro que quedó en un intento.
«A raíz de los robos de los que hemos sido víctimas en el último mes, explicamos a los responsables que se ha creado una sensación de alarma y de inseguridad en una zona donde no existía esta preocupación», explica una de las vecinas afectadas, quien también asegura que «el concejal nos ha agradecido que nos pusiéramos en contacto con el Ayuntamiento para trasladarle nuestra preocupación». 

«En el barrio ya se nota una mayor presencia policial, de patrullas y de agentes de paisano»

Incremento del patrullaje
La afectada confirma que «ya se ha intensificado la vigilancia y en esta línea continuarán trabajando la Guàrdia Urbana y los Mossos d’Esquadra», y asegura «que en el barrio ya se nota una mayor presencia policial, tanto de patrullas como de agentes de paisano». De hecho, fuentes de la Guàrdia Urbana confirman el incremento de efectivos. La policía catalana hace tiempo que realiza patrullajes preventivos en zonas como la del Passeig Nord, tanto dinámicos, con el paso de un vehículo por una zona en concreto, como estáticos, con una patrulla parada ejerciendo presión policial. Aún así, los vecinos son conscientes de que ellos deben poner de su parte mayores medidas de seguridad.
«Los Mossos d’Esquadra nos informaron que están siguiendo la pista a los responsables de los robos, y que no se trataría de una banda organizada con un perfil violento, es decir, de descubrirlos durante el robo se van del lugar», detallan los afectados. De hecho, esta descripción concuerda con el intento que sufrió una afectada el pasado 23 de febrero. Había salido de casa, mientras una amiga de la familia se quedaba en el interior. La misma, alertada por unos ruidos procedentes del patio, fue a ver qué ocurría y se percató de que alguien había entrado en la propiedad. La presencia de esta conocida fue la que ahuyentó finalmente a los ladrones. Con todo ello, el concejal de Seguretat Ciutadana, Joaquim Enrech, asegura que «la situación está controlada» y reitera una vez más que «no existen motivos para la alarma». Enrech también destaca la importancia del aviso de los vecinos sobre los últimos hechos en la zona. 

Los ladrones lanzaban una pelota al jardín de sus futuras víctimas para conocer la vivienda

El método de ‘la pelota’
Según fuentes de la investigación, los ladrones, todos ellos jóvenes y que incluso podrían ser menores de edad, lanzaban adrede una pelota en los jardines de las casas unifamiliares donde querían robar. Cuando los inquilinos les abrían las puertas para que pudiesen recuperar la pelota, aprovechaban para radiografiar los puntos débiles de la vivienda. Posteriormente, una vez los vecinos se habían marchado a trabajar, aprovechaban para entrar a robar. 
Según los vecinos, todos los robos se han producido durante el día. El primero de ellos, un intento de robo, tuvo lugar el 23 de febrero. Los ladrones acudieron de nuevo el 13 de marzo, a plena luz del día a la misma vivienda y en esta ocasión consiguieron robar joyas y dinero en efectivo. 
Otro de los sucesos tuvo lugar a finales de febrero, cuando otra vecina fue víctima de un robo. El pasado lunes 19 de marzo volvieron a entrar en otra casa y también se llevaron una tableta. 

Temas

Comentarios

Lea También