Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Comercio

La Fira roza la plena ocupación y proyecta cerrar el año con más de 4 millones de visitantes

El equipamiento cumple hoy cuatro años como marca consolidada y «complemento al comercio tradicional», adaptado de forma natural a su llegada. Este 2019 se ha potenciado la restauración

F. GRAS - M. PLANA

Whatsapp
El centro comercial continúa su apuesta para atraer nuevas marcas a la ciudad. FOTO: ALBA MARINÉ

El centro comercial continúa su apuesta para atraer nuevas marcas a la ciudad. FOTO: ALBA MARINÉ

Reus entró en una nueva era comercial en 2015 con la puesta en marcha de La Fira Centre Comercial del Parc Sant Jordi. La ciudad nunca antes había contado con un equipamiento comercial parecido, hecho que generó un intenso debate con disparidad de opiniones. Justo cuatro años después – la inauguración fue el 5 de noviembre de 2015– sus responsables hablan de consolidación de la marca y el comercio tradicional asume su encaje de forma natural. Los datos que exponen desde La Fira transitan en esta dirección tanto en número de visitantes como de ocupación.

Según explica la gerente del centro comercial, Mayte Forján, la previsión es cerrar el año superando de forma holgada los cuatro millones de visitantes que ya registraron en 2018. De hecho, en este mes de noviembre, y a falta de la campaña de Navidad, ya superan los tres millones –3.047.000 personas–. Cifra que representa un incremento en comparación con el mismo periodo del año pasado del 7,5%.

También a nivel de ocupación de locales y de ventas se ha aumentado este ejercicio. En el primero de los casos, de los 67 establecimientos que tiene la superficie comercial gestionada por Merlin Properties sólo seis restan vacíos, lo que supone un 96% de ocupación. Además, en los últimos meses se han producido las últimas aperturas como los casos, por ejemplo, de las tiendas de Kiwoko y Tezenis. En cuanto a las ventas, la subida a día de hoy es del 5,2%, en buena medida gracias a la excelente campaña de verano que Forján define de récord.

«Se ha producido un encaje con la ciudad como complemento a la oferta del comercio tradicional. Dinamizamos toda esta área a nivel comercial con la llegada de nuevas marcas», manifiesta Forján, quien asegura que desde La Fira afrontan los retos futuros y la competencia on line desde dos perspectivas principales. Una de ellas es con la mejora de toda la zona de terraza que tiene el edificio «para mejorar la comodidad para los visitantes». La otra sería la de mantener la apuesta para la llegada de nuevas firmas y llevar a cabo acciones enfocadas a resaltar la experiencia de las personas que visitante el equipamiento. En este sentido, señala que para estas navidades quieren centrar la campaña alrededor de la sostenibilidad.

El Tomb de Reus

Desde el comercio tradicional, la presidenta del Tomb de Reus, Gemma Molner, comparte la visión expresada desde La Fira a la hora de señalar que los perfiles de público en ambos casos son distintos y complementarios. «El primer año, La Fira fue la novedad, pero posteriorment, los clientes se distribuyeron de nuevo en aquellos comercios en los que se encuentran más cómodos», argumenta.

Bajo su punto de vista, el principal reto del comercio local y de proximidad es la venta on line, ya que «la gente es cada vez más multicanal». Por todo ello, y en el caso de las tiendas del centro de la ciudad, apunta a que la línea a seguir se centra en «el trato directo con el cliente, exclusividad de los productos y el conocimiento de lo que se vende», señala, sin dejar de mencionar que «aún quedan muchos campos por explorar».

Temas

Comentarios

Lea También