Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Fundació Bara necesita voluntarios urgentemente

Precisa personas que preparen las meriendas de los niños, se encarguen de la biblioteca y asuman tareas de mantenimiento

Silvia Fornós

Whatsapp
Imagen de algunos de los niños que meriendan en el Centre Obert de la Fundació Bara. FOTO: alfredo gonzález

Imagen de algunos de los niños que meriendan en el Centre Obert de la Fundació Bara. FOTO: alfredo gonzález

La Fundació Mossèn Frederic Bara i Cortiella busca voluntarios. La entidad necesita ampliar la red de colaboradores, que actualmente supera el medio centenar, con nuevos perfiles. «El tema del voluntariado es complicado. Hay muchas personas dispuestas a serlo, pero el problema que tenemos es que quienes acuden a nosotros y se ofrecen para colaborar piensan en la atención directa a las personas. Pero como entidad también tenemos otras necesidades, en cuanto a gestión e infraestructura», explica Mònica Garcia Ciuret, coordinadora de voluntariado de la fundación y trabajadora social.

A la Fundació Mossèn Frederic Bara i Cortiella le urge incorporar a dos personas que se encarguen de la gestión de la biblioteca y el proyecto de lectura. «En el programa de lectura ya tenemos voluntarios que leen con los niños, pero una tarea igual de importante es seleccionar los libros que más convienen a los niños, y hacer el seguimiento de los alumnos», detalla la coordinadora de voluntariado, quien destaca que «la ventaja de este proyecto es que no está sujeto a un horario fijo, como la atención directa, ya que los libros están aquí todo el día».

En segundo lugar, la entidad también precisa de «entre tres y cuatro personas que nos ayuden a preparar las meriendas de los niños y adolescentes que atendemos en el Centre Obert», asegura Mònica Garcia. Destaca que la fundación atiende a más de un centenar de niños, «de los cuales entre 75 y 85 meriendan aquí». «Los voluntarios del comedor vienen uno o dos días a la semana, y su tarea es preparar la merienda y recoger la cocina», añade. 

Las necesidades de voluntariado de la Fundació Mossèn Frederic Bara i Cortiella también incluyen a alguien que se pueda encargar del mantenimiento de la fundación, en palabras de la coordinadora, «de arreglar aquello que se rompe o deja de funcionar, lo que se dice un ‘manitas’, ya que no son grandes reparaciones». 

En cuanto a la gestión de la entidad, Mònica Garcia explica que «también nos hace falta una persona que mantenga los expedientes al día, es decir, que archive documentación importante, tenga actualizada la base de datos, tenga también nociones de contabilidad, etc.». A esta petición, hay que sumarle la incorporación de un voluntario para desarrollar campañas de comunicación y de sensibilización. «Relacionado con ello, impartimos charlas de sensibilización y nos gustaría que también viniera un voluntario para explicar todo lo que se hace en la Fundació Mossèn Frederic Bara i Cortiella», añade la coordinadora. «Hasta ahora, todas estas tareas las asumimos los profesionales, pero lo primero son los niños y adolescentes. Si ocupas el 80-90% en gestionar y coordinar a las personas (voluntarios, niños y familias) después destinas un porcentaje muy bajo al resto de tareas para las que necesitamos voluntarios», afirma Mònica. 

Fundamentales

Desde la fundación reconocen que «el voluntariado es una pieza clave». «Son personas que desinteresadamente colaboran con la entidad, seis días a la semana, en alguno de los tres programas que tenemos: infancia, adolescencia y familias», explica la coordinadora y hace hincapié en que «cada vez más, el voluntariado está mejor preparado, una situación que valoramos mucho».  En cuanto al perfil de voluntariado de la entidad, Mònica Garcia destaca que, a partes iguales, hay personas de más de 60 años y jóvenes menores de 25 años. 

«Para una persona que quiere ser voluntaria lo más importante son las expectativas que tiene. A la hora de admitirla, nos fijamos en qué quiere, qué disponibilidad tiene y que tenga la sensibilidad necesaria y la disposición a apoyar la labor de toda la fundación», asegura la coordinadora. Señala que la fidelización de los voluntarios es otro aspecto muy importante y que va relacionado con el cumplimiento de las expectativas de cada voluntario.

Temas

Comentarios

Lea También