Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Guàrdia Urbana de Reus levanta en un mes 52 actas por beber alcohol en la calle

La policía local ha intensificado la persecución de esta práctica y solamente en los tres primeros meses de este 2015 se han detectado 72 casos, por los 105 del año pasado
Whatsapp
Imagen de uno de los carteles donde se especifica que está prohibido beber alcohol en calles y plazas.  Foto: Pere Ferré

Imagen de uno de los carteles donde se especifica que está prohibido beber alcohol en calles y plazas. Foto: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Reus prosigue inmerso en su lucha contra el incivismo, intensificada de manera especial desde que el año pasado se aprobó la nueva ordenanza de civismo, cuando el equipo de gobierno todavía estaba configurado por CiU y el PP. Si hace pocas semanas el consistorio informaba de un importante incremento de las actas por no recoger los excrementos de los perros de la calle, ahora son las cifras de la persecución del consumo de alcohol en la vía pública las que demuestran que este tipo de actitudes pueden acabar costando caras a los que las practican.

Durante el pasado mes de marzo, la Guàrdia Urbana de Reus levantó 52 actas por consumo de alcohol en la vía pública o en los espacios públicos, un acto que la ordenanza define como una infracción leve y que prevé sanciones económicas que pueden llegar hasta los 750 euros. Solamente en los tres primeros meses de este año (período enero-marzo), la policía local ha levantado 79 actas por este motivo, mientras que durante todo el 2014 fueron 105, lo que demuestra que la Guàrdia Urbana ha intensificado su lucha contra esta práctica, extendida especialmente entre algunos grupos de jóvenes.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, tiene muy claro que «el gobierno de Reus tiene como objetivo garantizar que los reusenses puedan vivir en una ciudad limpia y ordenada. No respetar las normas mínimas de convivencia, de civismo y de orden público en nuestra ciudad tiene consecuencias y es castigado con contundencia».

Reducir los niveles de incivismo en la ciudad es una de las prioridades de la política de seguridad del gobierno municipal. El año pasado, la Guàrdia Urbana de Reus abrió un total de 1.354 expedientes sancionadores por actos incívicos, un 31,13% más que durante el 2013, lo que demuestra que las órdenes para perseguir este tipo de actitudes son muy claras.

Hace unas semanas se renovaron las señales, en 15 puntos de la ciudad, que recuerdan que algunas actitudes incívicas pueden ser sancionadas con hasta 1.500 euros. Entre estas prohibiciones en algunos parques y plazas de la ciudad, están también las de circular en bicicleta, jugar a pelota o no recoger los excrementos de los perros.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También