Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La apertura de calles en la zona de Misericòrdia mejorará la movilidad en el oeste de Reus

Ha empezado la urbanización del eje que permitirá conectar las avenidas de Riudomscon Cambrils a través del barrio Immaculada, sin necesidad de pasar por Països Catalans

M. Plana

Whatsapp
1112_reus obres immaculada (3).jpg

1112_reus obres immaculada (3).jpg

La zona oeste de Reus está a punto de dar un salto cualitativo en cuestión de movilidad. Desde hace un par de semanas, se trabaja en la apertura de nuevas calles en el entorno del santuario de Mare de Déu de la Misericòrdia, justamente delante de la escuela Doctor Alberich i Casas. Esto permitirá conectar avenida de Riudoms con la de Cambrils, descongestionando la avenida Països Catalans, por donde, actualmente, pasan los vecinos de esta zona de Reus para dirigirse hacia la avenida de Cambrils.


Concretamente, las obras de urbanización se centran en dos calles: de Bernat Metge y de Llorenç Milans del Bosch. En el primer caso, se trata del eje conectado a la avenida de Riudoms, a través de la calle del Migdia. La continuación, es la calle de Bernat Metge, que hace años quedó a medio construir y, hasta el momento, cortada al paso de vehículos. Ahora, con su total apertura, avenida de Riudoms quedaría conectada con la urbanización El Pi. A partir de aquí, la previsión es que se acabe conectando con la avenida de Cambrils, a través de la urbanización de una nueva calle, que está definida, pero no construida (al lado de la residencia). En cuanto a la calle de Llorenç Milans del Bosch, se está actuando en el tramo entre Cèlia Artiga Esplugas y calle de Bernat Metge, que también estaba inacabado y cortado a la circulación. 


«La urbanización de esta zona estaba prevista desde hace años. Incluso delante de la escuela Doctor Alberich i Casas empezaron las obras para construir viviendas. Pero con la crisis quedó todo paralizado», recuerda la presidenta de la asociación de vecinos del barrio Immaculada, Esperanza Torrijos. Ante el inicio de los trabajos, la zona oeste de la ciudad lo recibe como una buena noticia. «El barrio estaría más abierto, sin calles cortadas», añade Torrijos. 
Nueva acera delante del colegio


Los trabajos consisten en la apertura de las dos calles comentadas, con la creación de aceras y la instalación de servicios. Además, en la calle de Cèlia Artiga Esplugas, se está creando la acera de delante del colegio Doctor Alberich i Casas. En este punto, aparcan muchos padres y madres y, ahora, con la creación de zona para peatones, se mejorará la seguridad.


Desde el barrio Immaculada, se entiende que la urbanización de esta zona puede ser un incentivo para que se construyan viviendas. «No son terrenos que estén sucios, pero son espacios abiertos que no están controlados», señala Esperanza Torrijos, por lo que desde la asociación vecinal se ve con buenos ojos una posible edificación de viviendas. No obstante, se puntualiza que «siempre hemos pedido que, a nivel de imagen, se guarde una coherencia con el resto del barrio, que no se deforme la apariencia y, por ejemplo, no alcen bloques de piso altos».


De momento, tras dos semanas de obras en esta zona, las nuevas calles ya están definidas y se han limitado los bordes de las aceras. Además, se están instalando los servicios.

Temas

Comentarios

Lea También