Más de Reus

La ‘batalla’ del Siurana no cesa

Opinión.  Mientras se está a la espera de que se convoque de nuevo la Taula, un artista ha creado un billete de 10 euros reivindicativo

Montse Plana

Whatsapp
A raíz de la ‘palanganada’ de 2018, se amplió la querella dels Regants de Riudecanyes.  FOTO: S. Fornós

A raíz de la ‘palanganada’ de 2018, se amplió la querella dels Regants de Riudecanyes. FOTO: S. Fornós

Un billete con valor unitario de 10 euros y con imagen de fondo: acciones a favor del río Siurana. Es la última protesta contra la «mercantilización» de este río, según denuncian grupos ecologistas. Se trata de una obra de arte de Àlvar Calvet, enmarcada en el proyecto ‘Diners blaus’, de Núria Arias, en defensa del Delta de l’Ebre y con el fin de generar reflexión sobre la responsabilidad de cada uno respecto nuestro entorno. La obra de Calvet no se queda en sólo una acción artística, sino que tiene una vertiente solidaria: se han editado 500 unidades que podrán adquirirse y que servirá para recaudar dinero para los activistas de la Plataforma pel riu Siurana y el GEPEC-EdC encausados por una acción reivindicativa

Los hechos se remontan a una protesta de 2017, en la que participaron una cincuentena de personas y que consistió en desviar agua del río Siurana durante unas horas sin que la Comunitat de Regants la pudiera captar. La comunidad presentó una querella por distracción del curso del río, coacciones y daños y usurpación. Inicialmente se archivó, pero a raíz de la ‘palanganada’, en 2018, la querella se amplió. El pasado 17 de marzo, los encausados declararon en el juzgado de instrucción de Falset, en fase de instrucción, y ahora, en su apoyo, llega este billete, que se presentará este viernes en Poboleda.

Esta querella es un problema más que se suma a la ‘batalla’ del agua entre los pantanos de Riudecanyes y Siurana. Todo ello, se debe al caudal de agua que se trasvasa del pantano de Siurana hacia Riudecanyes. Desde el Priorat se reclama mayor aprovechamiento de los recursos en el Baix Camp para evitar trasvases y, así, evitar los problemas de escasez en verano y mantener el ecosistema del río. Pero la Comunitat de Regants del Pantà de Riudecanyes se acoge a la concesión de los años 30 del siglo pasado, de 4 metros cúbicos por segundo. Un conflicto de intereses al que tenía que ponerse fin a través de la Taula del Siurana-Riudecanyes. Se trata de un espacio de diálogo creado en diciembre de 2018. No obstante, las «soluciones inmediatas» reclamadas por el Priorat todavía no han llegado. Y es que hace casi año y medio –desde el marzo de 2020– que la Taula no se reúne. Según apuntaron el marzo pasado fuentes consultadas del ACA por el Diari, se estaba a la espera de la confirmación, por parte del Govern, para poder retomar las reuniones. Pero han pasado ya cinco meses y todavía se espera la reunión.

No se trata de una guerra entre comarcas, sino de la gestión de un bien tan preciado y escaso como el agua. Se está también perfilando un estudio sobre la posibilidad de reutilizar el agua de la depuradora de Reus, que podría servir, por ejemplo, para regar. De ser así, la demanda de agua del Baix Camp descendería, por lo que sería innecesario un trasvaso tan grande de agua del Siurana hacia Riudecanyes. 

El estudio no es público –estaría en fase de supervisión–, pero de confirmarse la reutilización del agua de la depuradora a través de un tratamiento terciario, sería una muy buena noticia, que contribuiría a una mejor gestión de los recursos. Aun así, pasaría un largo periodo hasta ser una realidad, por lo que la continuidad de la Taula Siurana-Riudecanyes es una necesidad inminente.

Temas

Comentarios

Lea También