Más de Reus

La construcción de la piscina cubierta municipal de Reus saldrá a concurso en otoño

Costará 8 millones y espera 4.000 socios. Los clubes históricos temen que les perjudique

Mónica Pérez

Whatsapp
Una recreación del aspecto que tendrá el Centro Acuático y de Fitness una vez haya entrado en funcionamiento.  FOTO: Cedida

Una recreación del aspecto que tendrá el Centro Acuático y de Fitness una vez haya entrado en funcionamiento. FOTO: Cedida

Los primeros movimientos para construir la piscina cubierta municipal, anexa al Pavelló Olímpic, empezarán este otoño. Será entonces cuando el Ayuntamiento apruebe la licitación de la concesión de obra y explotación de las instalaciones. El calendario lo hizo público la vicealcaldesa, Noemí Llauradó, en el reciente pleno sobre el estado de la ciudad, donde subrayó que el proyecto «avanza con firmeza». 

A la consulta de mercado que el gobierno impulsó en 2019 para testear el interés en el equipamiento concurrieron, según detallaron entonces fuentes municipales, nueve empresas, aunque fueron dos las que presentaron el formulario completo. La consulta también buscaba concretar el proyecto definitivo tras la aprobación del plan de viabilidad del nuevo espacio, denominado Centro Acuático y de Fitness. La intención era activar el concurso ya en 2020, pero la Covid-19 dilató los plazos.

El concejal de Esports, Josep Cuerba, defiende que el Centro Acuático «garantizará el servicio deportivo de calidad para nuestra ciudad». Tenerlo, dice Cuerba, supondrá disponer de «un centro multidisciplinario y abierto a todas las franjas de edad y condición física, que podrá absorber hasta 4.000 abonados». El concejal detalla que así «daremos respuesta a la demanda expresada en la encuesta de hábitos deportivos de los habitantes de Reus para desarrollar una actividad física y deportiva orientada a la salud y a la mejora de la calidad de vida de las personas».  

El Ayuntamiento prevé que la piscina cubierta cueste unos 8 millones, hasta 1,4 de los cuales saldrían de las arcas municipales mientras que el resto iría a cargo de la empresa que obtenga la concesión. El plan de viabilidad contempla que las instalaciones admitan 4.000 socios, vinculadas a un párquing de 80 plazas. La idea era inaugurarlas en 2023 pero cabe esperar que los plazos se hayan alargado.  

Los clubes históricos de la ciudad se oponen al equipamiento, que consideran que les afectará. «No estamos en contra de que Reus tenga una piscina municipal, pero aquí hablamos de un complejo deportivo», explica la presidenta del Reus Deportiu, Mònica Balsells, que lamenta que el Centro Acuático «perjudicará a los clubes centenarios». Por su parte, el presidente del Reus Ploms, Isidre Guinjoan, dice que «afectará a todos y a la ciudad», apunta que «es competencia desleal poner 1,4 millones de dinero público para que venga una empresa privada de fuera a explotar un complejo de élite» y avanza que, si surge una iniciativa para pararlo, «nos sumaremos». 

Temas

Comentarios

Lea También