Más de Reus

La moda encabeza con un 27% las ventas en la campaña de Bons Reus

La mayoría de bonos se destinan a este sector. Le siguen calzado con un 13% y alimentación con un 12% 

Cristina Valls

Whatsapp
Imagen de la calle Monterols, uno de los ejes comerciales neurálgicos de la ciudad, con gente comprando. FOTO: fabián acidres

Imagen de la calle Monterols, uno de los ejes comerciales neurálgicos de la ciudad, con gente comprando. FOTO: fabián acidres

El comercio de la ciudad se muestra positivo con la temporada de verano. «No nos encontramos como en 2019, pero tampoco es como en 2020», es lo que expone la mayoría de entidades comerciales consultadas. Desde el Passeig comercial El Pallol, su representante, Pau Salvadó, expone que tienen «buenas sensaciones», especialmente, porque hay menos restricciones en la restauración. 

«Se observa más actividad en la calle, sobre todo, durante el fin de semana. La gente se reúne en la terraza y se anima a mirar tiendas. Hemos visto, aunque de forma puntual, algún turista de fuera. Esperamos que con el Aeropuerto en activo, el asunto se anime más. Con el proceso de vacunación más avanzado, los ánimos mejoran, también», declara.  Un incentivo que destaca como «provechoso» es el de la campaña de Bons Reus, ahora en su quinta edición. Sobre el tema, destaca que el sector de la moda es el que está sobresaliendo. Desde la concejalía competente, de hecho, lo refuerzan con un dato: según la tipología de establecimientos sumados a la iniciativa, la mayoría de bonos consumidos se los ha llevado la moda con un 27%. Le siguen calzados (13%), alimentación (12%), restauración (11%) y peluquería y estética (10%).

«El Ayuntamiento de Reus, a través de la Agència Reus Promoció, ha inyectado directamente al sector del comercio, la restauración y los servicios, un total de 200.000 euros por los Bons Reus Primavera, del Pla de Reactivació Econòmica i Social», expone la concejala de Promoció de Ciutat, Montserrat Caelles. 

La moda es la que más bonos ha captado, un 27% por el momento. foto: fabián acidres

La campaña comenzó el 17 de mayo, en 24 horas se descargaron todos los bonos y, en la actual edición, participan 440 establecimientos de campos como: el comercio de calzado, ropa o complementos; electrónica, ópticas, deportes, floristerías, jugueterías, joyerías, hogar y decoración, librerías, mascotas, perfumerías, servicios de peluquería y estética, reparaciones, agencias de viajes y restauración.

«Confiamos en el turismo»

Esta vez, se pusieron en circulación 40.000 bonos; y, de éstos, ya sean liquidado –al menos hasta la última consulta realizada– «un total de 31.450». «Quiero recordar que Bons Reus es un ejemplo de colaboración público-privada y que cuenta con el esfuerzo y la complicidad de la Cambra de Comerç de Reus y de las entidades comerciales de la ciudad», completa la edil. Jacint Pallejà, desde el Tomb de Reus, pone en relieve que, con los Bons, «se han conseguido algunos clientes nuevos, sobre todo en el ámbito de la alimentación». Además, coincide con Salvadó diciendo que «bastante gente ha optado por hacer regalos teniendo esos descuentos». Otro factor, señalado por Pallejà, es que «no todos los sectores tienen las mismas características y eso se traduce en resultados distintos: no es lo mismo una tienda de ropa que una óptica», resuelve. Su lectura, a pesar de todo, es «globalmente positiva», describe.

«Muchos los han usado, también, en restaurantes. La verdad es que confiamos en el turismo, en que visite la ciudad. Este verano no será similar al del año pasado y la situación sanitaria es la que nos dará cierta perspectiva para saber qué panorama nos espera», dice.

Con el comercio de proximidad

Desde Comerç Solidari Reus, la emprendedora Anna Sentís explica que los diferentes comercios acogen la iniciativa de los bonos como una «ayuda», en la que las personas se animan a comprar y, además, adquieren «productos de mayor valor, porque saben que tendrán descuento asegurado». Los artículos que más éxito han tenido en el caso de los negocios que forman parte de dicho colectivo comercial son «los productos relacionados con la temporada de verano». 

Un apunte que señala Sentís es que «nuestros establecimientos tienen un tipo de público muy específico, uno que apuesta por la compra al por menor y que prefiere  comprar en negocios de proximidad; este aspecto, lo hemos visto potenciado además con los bonos, pero también con la llegada del Covid», dice. «Esperamos que se mantenga y no sea una tendencia efímera», continua. 

Las entidades creen que los descuentos animan a la clientela a comprar artículos algo más caros

Por otro lado, se muestra crítica respecto al momento en que se han convocado. «El mes de mayo no suele ser una mala temporada; en cambio, meses como octubre o febrero cuesta más incentivar la compra. Toda ayuda, a pesar de todo, la recibimos con los brazos abiertos», apunta.

Desde Unió de Botiguers, Meritxell Barberà expresa que los Bons Reus han atraído a un público «variado». «Encontramos muy acertado que aquellos que han caducado puedan ser utilizados por otras personas. Por lo pronto, esta edición no ha tenido el impacto que tuvo la primera, es normal, no hay factor sorpresa; pero sigue siendo un estímulo y la gente ya sabe cómo funciona», valora.

Desde Comerç Solidari, explican que su público ‘apuesta por la compra al por menor’

Lo que ha observado, en este caso a nivel individual –en la tienda de papelería y juguetes Tomàs Barberà–, es que «la gente se ha animado, sobre todo, a comprar artículos para niños; y las manualidades, aunque sean cosa de invierno, tienen mucha salida». Y es que, según añade, encuentran aún a «mucha gente» que apuesta por entretenimientos que se puedan realizar en casa. Preguntada sobre si han recibido las primeras visitas de turistas extranjeros, Barberà contesta que sí: «Algunos alemanes y franceses. Optan por comprar material educativo, como mochilas para sus hijos, así comienzan el curso con todo preparado». Por otro lado, sostiene que «tenemos buenas vibraciones de cara a la temporada de verano, esperamos que el turista de sol y playa se acerque a la ciudad para descubrir su comercio y el resto de atractivos turísticos que tiene», declara.

Con Sant Pere más cerca

Con la festividad de Sant Pere más cerca y la ya casi concluida de Corpus, Barberà también distingue que las compras de los jueguetes relacionados con la Festa Major, «son siempre una apuesta segura» y que «las ventas se mantienen durante el año, tanto con compradores autóctonos como con los procedentes de otros rincones de Catalunya», corrobora. Como curiosidad, la empresaria aporta, también, que «incluso contamos con un cliente que viene de Mallorca y que los ha ido coleccionando todos».  

Temas

Comentarios

Lea También