Más de Reus

La refinanciación del Tecnoparc añadirá 815.000€ a los presupuestos de Reus de 2021

El pleno municipal aprobó las modificaciones al documento económico y al estudio de viabilidad de la piscina cubierta desestimando, en ambos casos, las enmiendas de la oposición

JORDINA SALVAT

Whatsapp
El pleno extraordinario de ayer también se celebró de forma telemática FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El pleno extraordinario de ayer también se celebró de forma telemática FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Última sesión plenaria del año. Una con dos plenos extraordinarios seguidos para terminar de atar las cuentas municipales y encarar 2021 con los números y propósitos en orden. Sirvió para aprobar de forma definitiva los presupuestos municipales para el próximo año y el estudio de viabilidad de la piscina cubierta después de «añadir correcciones» a los documentos: la primera, sujeta al el refinanciamiento del crédito de la construcción del Tecnoparc, anunciado la semana pasada por el gobierno local, algo que supondrá disponer de 875.000 euros más para el fondo de contingencia. Cantidad que, según el alcalde de Reus, Carles Pellicer, se destinará a financiar el nuevo plan de reactivación que se está preparando.

La concejal de Hacienda, Mariluz Caballero, fue la encargada de defender en una misma intervención el refinanciamiento del crédito «que permitirá tener unas condiciones más ventajosas» a la hora de pagar los 25,7 millones pendientes de la construcción del edificio del Tecnoparc y el documento definitivo de los presupuestos municipales. Por un lado defendió el «ahorro municipal de 2,5 millones» que provocará el reajuste del crédito, por otro, la necesidad de aprobar las correcciones de los Presupuestos para que, en estos, figure el cambio que comporta esta operación en las arcas municipales. Aprobados en noviembre, ayer se valoraron tres enmiendas: la propio gobierno reusense, una de C’s y otra del PSC. Solo se aprobó la primera.

La oposición en su mayoría aplaudió la operación económica del Tecnoparc (aprobada con los votos a favor del gobierno local, PSC y C’s) mientras que consideró, al unísono, que los presupuestos no se adaptan al horizonte económico y social que se estima para el 2021. Desde Ciudadanos, Débora García insistió en el argumento de su enmienda rechazada: la falta de información detallada del inicio y final de las inversiones. Tampoco se aprobaron los cambios propuestos por el PSC, que entre otros pedían un plan para salvar el Mercat del Carrillet o impulsar la vivienda social. «Espero que el año que viene no nos vuelven a remitir a una comisión informativa y podamos hablar de los presupuestos», señaló el portavoz socialista, Andreu Martín, que espetó al gobierno: «Ustedes aplican la mayoría absoluta con toda la dureza que pueden». «En una situación de excepcionalidad, hacen ver que no ha pasado nada, y esto no tiene ningún sentido», les criticó también Edgar Fernández, concejal de la CUP.

Sólo los aticapitalistas señalaron el crédito del Tecnoparc como un problema. Fernández puso la vista atrás hasta la aprobación de este crédito en 2011, cuando el consistorio estaba a manos del alcalde socialista Lluís Miquel Pérez y se mostró muy crítico señalando que, por aquél entonces, desde el consistorio y la mesa de Redessa (participada por actuales regidores) «todo el mundo era muy consciente que aplicaba cláusulas abusivas y desmedidas». Para el partido, este nuevo movimiento solo es el ejemplo de que «Innova sigue viva hoy. Los bancos siempre ganan. Mientras que el gobierno saca pecho de un refinanciamiento estamos asumiendo una deuda de 5 millones que no deberíamos pagar». Argumento que molestó con creces a la concejala de Hisenda, quien contestó: «Permíteme ser rigurosa y responsable mientras usted hace campaña». Y argumentó que el crédito no se ha podido cambiar hasta ahora por imposibilidades económicas y jurídicas: «hicieron falta unos indicadores de riesgo y solvencia adecuados que se lograron con la venta del Hospital».

Nuevos detalles de la piscina

El pleno también aprobó de forma definitiva el estudio de viabilidad previo a la construcción y explotación del centro deportivo acuático –de titularidad pública y gestión privada- que incluye la piscina cubierta. Una inversión de 8 millones de euros en la que el consistorio pondrá un máximo de 1,4 millones. El concejal de Deportes, Pep Cuerva, detalló que el plazo máximo de la construcción del complejo es de tres años desde el inicio y la concesión de la explotación de 35 años: «Ahora estamos trabajando por la licitación de los pliegos del contrato».

Ante el rechazo de las enmiendas que los socialistas elaboraron sobre el proyecto, Carmina Pozuelo, concejal del PSC, explicó que propusieron alternativas para que la piscina fuera «realmente pública» y que su grupo municipal habló con clubes y expertos del sector para conocer sus pensamientos: «Todos coinciden que no era el momento de hacer este tipo de piscina con estas condiciones». Y añadió: «Quiero dar las gracias al técnico de deportes municipal que nos dejó muy claro que este proyecto se ha hecho de esta forma porque hacerlo así era una directiva política».«Entiendo que es un punto del programa electoral, pero veo complicado que alguien invierte 6,6 millones en una empresa que tiene que tener 2.000 socios para ser solvente cuando algunos clubes de la ciudad no llegan a la cifra», señaló el concejal no adscrito, Raúl Meléndez.

El segundo plenario sirvió para aprobar las cuentas generales del Ayuntamiento del año 2019. Un «tramite» con poco recorrido de debate con un plenario con la mirada puesta a 2021.

Temas

Comentarios

Lea También