Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La residencia de Horts de Miró de Reus abrirá puertas con un año de retraso

El Ayuntamiento y la Generalitat han solucionado el escollo jurídico para concertar 24 plazas públicas. Después de meses de reuniones técnicas, un convenio a tres bandas permitirá su apertura

Marc Càmara

Whatsapp
La residencia  está  equipada desde finales del año pasado y a punto para abrir. FOTO: alfredo gonzález

La residencia está equipada desde finales del año pasado y a punto para abrir. FOTO: alfredo gonzález

El pleno del próximo lunes dará luz verde a la argucia jurídica que permitirá, por fin, abrir la esperada residencia del barrio de Horts de Miró. 

La residencia debería haber entrado en funcionamiento hace un año. Entonces, con la construcción del edificio ya finiquitada y con la compra del equipamiento necesario, la cesión de la consellera Dolors Bassa al frente del Departament de Treball i Afers Socials, truncó el concurso que debía dotar de 24 plazas públicas la residencia. 

Según el Ayuntamiento de Reus, durante los meses en los que estuvo vigente la aplicación del artículo 155, nadie en el Ministerio se preocupó de las plazas de la residencia, lo que provocó que el concurso quedase desierto y sin posibilidad de reprenderlo una vez constituido el nuevo Govern de la Generalitat. 

Según Montserrat Vilella, concejal de Serveis Socials de Reus, «una vez resuelto el concurso, el Govern tenía hasta finales de año para hacer las adjudicaciones de las plazas públicas». En el caso de la residencia de la Capital del Baix Camp, «hacía falta, antes de abrir puertas, tener a disposición la maquinaria necesaria y todo el equipamiento». Una inversión que ascendió a 200.000 euros, y que frenó la apertura de la residencia. «Cuando la Consellera vio que había posibilidades de que se aplicara el 155 firmó todas las plazas públicas de residencia que pudo, pero no fue así en el caso de las de Reus», añade Vilella. 

Por todo ello, las plazas se perdieron, aunque la residencia no podía abrir puertas sin su concertación. A partir de entonces, y ya con la nueva dirección en el Departament de Treball y Afers Socials, los técnicos empezaron a buscar argucias jurídicas para dar solución a un eventual e inaudito caso: la Generalitat había otorgado plazas a la residencia de Reus pero nunca llegó a adjudicarlas.

No ha sido hasta este otoño que se ha conseguido encontrar una solución a la casuística. Según cuenta Montserrat Viella al Diari, «la fórmula elegida ha sido un convenio a tres, entre el Departament, la Generalitat y la Fundació SAGESSA Social, que se encargará de la gestión del equipamiento. 

Sólo abrirá el primer piso
La residencia de Horts de Miró debería haber abierto puertas el pasado 2017, concretamente, durante los meses de noviembre o diciembre. Finalmente, según cuenta Vilella, «abrirá puertas el próximo mes de enero». Todo ello si la propuesta que se plantará en el próximo pleno del lunes tiene el visto bueno de al menos uno de los grandes grupos en la oposición, ya que cabe recordar que el gobierno municipal está en minoría y requiere de cuatro apoyos en todas las votaciones. 

En total, la residencia ofrecerá 29 plazas. 24 de ellas son las públicas concertadas por la Generalitat. El resto, cinco, son privadas, aunque pueden acceder a ellas aquellas personas que tengan una prestación vinculada. En ese caso, la Generalitat se hace cargo de parte del coste. 

A las plazas de residencia, hay que sumar también unas pocas de centro de día. Según Vilella, «el mercado pedía plazas de residencia, pero se ha querido ofrecer el centro de día para poder ampliar el servicio». 

Con el convenio, la residencia Horts de Miró, pero, entrará en funcionamiento sólo a medio gas. De hecho, el edificio cuenta con dos plantas y sólo se abriría la primera. En el segundo piso también está previsto que se ofrezcan 29 plazas más, pero según Vilella «sólo abriremos el espacio si hay consignación por parte de la Generalitat a través de plazas públicas». 
Con la apertura de la residencia de Horts de Miró, la ciudad ganará 24 plazas públicas a las que hay que sumar las más de cincuenta de la residencia de Marià Fortuny y las más de noventa de Roger de Llúria. 

De momento, desde el Ayuntamiento aseguran que no hay previsión de nuevas residencias en la ciudad, y sacan pecho de haber sido capaces de abrir 150 plazas públicas en unos años de dificultades económicas. 

La residencia que se está construyendo en la calle Batan y que afronta la recta final de las obras, será la próxima en abrir puertas en Reus. 

Comentarios

Lea También