Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las rebajas de verano mejoran tímidamente las cifras del año pasado en Reus

Los comerciantes creen que la temporada de descuentos es demasiado larga y que eso desmotiva al cliente

Jordina Salvat

Whatsapp
Interior de la tienda Casa Pujol con un cliente preguntando por las ofertas de las rebajas.  FOTO: Alfredo González

Interior de la tienda Casa Pujol con un cliente preguntando por las ofertas de las rebajas. FOTO: Alfredo González

Ayer se puso el punto y aparte a las rebajas de verano para entrar en el esprint final y romper precios con el inicio de la 38a edición de les Botigues al Carrer. Descuentos de hasta el 50% para vender todo el stock posible de la temporada que ya acaba. Hasta el momento, las rebajas de verano han mejorado si comparamos con los números del año anterior. Así lo consideran desde Casa Pujol, del Carrer Monterols «Ha ido mejor que el año pasado. Sobre todo los primeros quince días de julio», explica Alex, «Tuvimos unas semanas flojas a principios de agosto y desde el día doce, que llovió, hemos vuelto a remontar».

La sensación positiva la comparte con Joana Pérez, la propietaria de Reus, París, Londres que se muestra muy positiva «las ventas han ido estupendamente bien».Sin embargo, desde la casi centenaria zapatería Iglesias (1924), rebajan la euforia. Josep Iglesias, propietario, considera que el nivel ha sido el mismo «quizás ha aumentado un poco, pero la situación económica y social es la que es y esto influye».

Promociones eternas

Y es que muchos de los comerciantes consideran que las rebajas de verano alargan demasiado. «Duran tanto que al cliente se le olvida que hay promociones. Las primeras semanas va muy bien, pero luego hay que volver a coger impulso con iniciativas como Botigues al carrer», explica Roger Moix, de la tienda Santi Per de la Raval Santa Anna. «Sin embargo, ha ido mejor que el año pasado. Que fue muy malo. Ha aumentado el cliente turístico y también el local», analiza.
Belgas, franceses, catalanes y muchos vascos y valencianos han sido la mayoría de los clientes este verano. Los turistas rusos, sin embargo, no paran de bajar.

«Las rebajas ya no marcan mucha diferencia con el consumo en temporada normal. Hay descuentos y promociones de forma constante, promociones y rebajas en todas las épocas del año y esto no ayuda en el consumo», explica Alfred Pitarch, presidente de la Unió de Botiguers.
Es por eso que la campaña comercial Botigues al Carrer, del Tomb de Reus en colaboración con la Unió de Botiguers, se recibe con los brazos abiertos desde los pequeños comercios del centro de la ciudad. Desde ayer, hasta el sábado 30 de agosto, más de un centenar de participantes llenarán las calles de Reus con sus productos al mejor precio.

«A diferencia de un día normal, sacas el producto a la calle. Si vas paseando te encuentras con él. No tienes ni que entrar a pedir o saludar. Miras, encuentras un precio muy atractivo y es un gancho para cambiar de cliente», explica Pitarch.
Esta ampliación de clientes es uno de los factores que más se aprecia desde Casa Pujol. Alex explica que por el tipo de producto que venden (trajes hechos a medida, ropa de marca), muchas veces la gente no se atreve a entrar en el negocio. En cambio, con la parada de Botigues al Carrer, por su establecimiento hay una diversificación de la clientela. «Siempre funciona, porque hay productos muy bien de precio. Hay gente que no ha venido nunca y que se para porque ve precios económicos y variedad de marcas, esto nos hace ampliar el margen de usuarios y darnos a conocer», explica el trabajador de la Casa Pujol.

Josep, de la zapatería Iglesias, se centra en la importancia del clamo comercial de Botigues al carrer «sirve para acabar de liquidar el producto y el stock. Así no pierdes dinero». Los comerciantes están de acuerdo en que, la originalidad de la propuesta, es clave.

Temas

Comentarios

Lea También