Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las visitas didácticas a las bibliotecas crecen un 35% en los últimos seis meses

Unas 3.100 personas han participado en las iniciativas impulsadas para dar a conocer las instalaciones durante este año

Carla Bergadà

Whatsapp
En 2018 se hicieron 1.890 carnets para nuevos usuarios en las dos bibliotecas municipales. FOTO: Alba Mariné

En 2018 se hicieron 1.890 carnets para nuevos usuarios en las dos bibliotecas municipales. FOTO: Alba Mariné

Hace dieciséis años que la Biblioteca Central Xavier Amorós se puso en marcha y tres años y medio que abrió las puertas la Biblioteca Pere Anguera. Y todo este tiempo después, los reusenses siguen queriendo descubrirlas. Lo avalan los datos: el primer semestre de 2019, las visitas didácticas a ambos equipamientos han aumentado un 35%. Esta iniciativa, pensada para pequeños y mayores, permite dar a conocer el funcionamiento de los equipamientos culturales, descubrir la lectura y entender sus beneficios. En total, desde principios de año, 3.171 personas han participado en este programa —en 2017 fueron 2.345 las que decidieron sumarse.

El buen funcionamiento de las bibliotecas municipales es indudable si se analizan las cifras de 2018. Durante el año pasado, 215.559 visitantes pasaron por uno de los dos edificios, 184.119 en el caso de Xavier Amorós y 31.440 en Pere Anguera. En cuanto a préstamos, en el mismo periodo, se prestaron un total de 105.225 libros —85.944 en Xavier Amorós y 19.284 en Pere Anguera. Además de dejar libros, entre los servicios que ofrecen las bibliotecas destacan los ordenadores y el Wi-Fi. En 2018, hubo casi 25.000 usuarios de ordenadores y unos 3.900 reusenses usaron la conexión Wi-Fi. En este tiempo, se hicieron 1.890 nuevos carnets. En definitiva, una muestra de que las bibliotecas siguen más vivas que nunca.  

Para la directora de las Biblioteques Municipals, Cristina Garreta, el incremento de personas interesadas por estos equipamientos está relacionado con varios factores: «Por un lado, el aumento de demanda de visitas a la Biblioteca Pere Anguera, como consecuencia de su consolidación en el territorio, y por el otro, la profunda revisión de las visitas escolares, que ha derivado hacia un modelo de visita más lúdico y no tan formativo. También tiene que ver la propuesta de visitas familiares de los sábados, con inscripción previa, que permiten mostrar algunas singularidades de nuestro fondo hasta para público más habitual». 

La concejal de Cultura del Ayuntamiento de Reus, Montserrat Caelles, cree que «acogen una amplia programación de actividades para todas las edades que va más allá de poner a disposición de los usuarios un fondo de materiales bibliográficos y audiovisuales». «Hoy son un espacio de referencia para la actividad cultural de la ciudad y espacios fundamentales para la dinamización del entorno en el que están ubicadas», añade Caelles.

«Me gusta venir por las mañanas a leer los medios de comunicación con mi tableta y a veces también cojo libros», comenta Joan, sentado en una de las mesas de la sala central de la biblioteca Xavier Amorós con su tableta justo delante. Unas sillas más allá está David, con unos apuntes, quien confiesa que «esta semana he venido cada día para estudiar, pero es algo puntual. Por las tardes suele haber bastante gente». Para él, «abren un poco tarde». Adriana, mientras lee una revista en la sala que alberga el contenido audiovisual del mismo edificio, explica que «suelo venir a la biblioteca porque me gusta el ambiente tranquilo para leer y me llevo bastantes libros a casa».

Los programas

En las bibliotecas municipales se llevan a cabo anualmente distintas iniciativas que año tras año van creciendo. Entre los ‘clásicos’, se organizan las visitas escolares para Educació Infantil y Cicle Inicial de Primària (’Vet aquí una vegada’ y ‘Vine a investigar la biblioteca’) y para los estudiantes de secundaria hay el ‘Llegir i pensar’, pensado para la Pere Anguera aunque este curso también se ha realizado en Xavier Amorós, como también han hecho con las formaciones pensadas para el Treball de Recerca de Batxillerat.

Otro de los ciclos con más éxito es el de Sant Jordi, conformado por varias actividades dirigidas a públicos de todas las edades, especialmente para grupos escolares e institutos que acuden a la Plaça del Mercadal para participar en iniciativas de lectura en un entorno tan significativo. Precisamente este taller lleva en marcha desde hace diez años.

La ‘Biblioteca sobre rodes’ es otro de los programas destacados que surgen desde estos equipamientos culturales. Además de las visitas didácticas para captar nuevos públicos, desde Cultura han puesto en marcha una innovadora manera de acercar la lectura a los ciudadanos. Empezó a hacerse el pasado mes de febrero y consiste en una foodtruck que, durante tres días al mes, ofrece actividades y fondo bibliográfico en varias zonas de la capital del Baix Camp. El objetivo es dar servicio de información y lectura en puntos alejados de las bibliotecas municipales y a los usuarios de varios servicios del Hospital Sant Joan. 

Entre los meses de enero, febrero y marzo de este año, más de 1.000 personas se han acercado a la ‘Biblioteca sobre rodes’ y un total de 665 se han sumado a alguna de las 23 iniciativas que han organizado en este periodo como los talleres itinerantes, hora de los cuentos, prescripción literaria o las lecturas en voz alta.

Temas

Comentarios

Lea También