Más de Reus

Los barrios de Reus reclaman la mejora del mobiliario urbano

El alcalde recupera las visitas a los barrios de la ciudad para conocer de primera mano las necesidades de los vecinos. El programa se había paralizado por la pandemia

MONTSE PLANA

Whatsapp
El alcalde y concejales de Reus, ayer durante la visita al barrio de Parcel·les Casas.  FOTO: AY. DE REUS

El alcalde y concejales de Reus, ayer durante la visita al barrio de Parcel·les Casas. FOTO: AY. DE REUS

Cuestiones relacionadas con la retirada y recambio del mobiliario urbano, jardinería, pintura de bancos y papeleras o la limpieza de paredes y pintadas son las peticiones más frecuentes que los vecinos de Reus exponen al Ayuntamiento durante las visitas que el alcalde, acompañado de concejales, realizan periódicamente en los barrios de Reus con el objetivo de tomar nota de reivindicaciones, carencias y mejoras. Un programa de visitas que en febrero fue recuperado, después de que quedara aparcado durante un año a raíz de la pandemia de la Covid-19.

En este periodo de dos meses, Carles Pellicer, acompañado por la concejala de Relacions Cíviques, Montserrat Caelles; y el concejal de Desenvolupament Urbà i Via Pública, Hipòlit Monseny, han recorrido ya 16 barrios de la capital del Baix Camp, recogiendo 218 solicitudes vecinales, un 67% de las cuales ya han sido resueltas, según explicó ayer el alcalde.

De todas estas solicitudes, las peticiones más frecuentes son las relacionadas con el mobiliario urbano (17,81%) «a raíz del incivismo», puntualizó Pellicer, que aprovechó para hacer un llamamiento a una mayor actitud cívica, «con lo que la ciudad podría ahorrarse mucho dinero». También destaca la jardinería (16,02%), la pintura de elementos como bancos o papeleras (13,22%), limpieza de paredes y pintadas (11,47%), obras menores, como arreglar aceras o asfalto (10,6%) o pintura de señalización horizontal (9,59%). También se han recogido quejas relacionadas con ocupaciones, además de alumbrado, limpieza o retirada de vehículos abandonados.

«Es interesante que se hayan recuperado las visitas. Permite que alcalde y concejales recorran los barrios de la mano de las asociaciones vecinales y hacer llegar directamente preocupaciones», señala el presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), Marcos Massó. A pesar que el programa había quedado paralizado durante un año, Massó subraya que, en este tiempo, «la relación y comunicación con el consistorio ha sido bueno y se han atendido a las peticiones».

También Pellicer subrayó ayer la importancia de mantener un trato próximo con los barrios. «Se trata de empoderar a los vecinos. Son interlocutores y lo queremos potencia», añadió por su parte la concejala de Relacions Cíviques, Montserrat Caelles. De hecho, desde esta concejalía, desde hace unos meses se está trabajando un cambio de paradigma para potenciar el peso social de las entidades vecinales. Por ejemplo, se han aprobado unas nuevas bases de las subvenciones entre el movimiento asociativo para fomentar los proyectos más sociales y que reviertan en el bienestar de la comunidad, entre otras iniciativas. La concejalía también ha encargado un diagnóstico del movimiento vecinal que permita analizar a fondo el estado de las asociaciones vecinales y, a partir de aquí, trabajar nuevas acciones municipales y propuestas de apoyo.

En cuanto al programa ‘Dilluns amb l’alcalde’, dirigido a toda la ciudadanía, está todavía paralizado por la Covid-19.

Temas

Comentarios

Lea También