Más de Reus

Los gimnasios en Reus inician el curso sin el 30% de sus usuarios

La Associació Reusenca de Centres d’Esport i Salut fija en un tercio la pérdida de clientes respecto a 2020. El sector cierra una campaña de verano baja y ve lejos, aún, su recuperación

CARLES BARDOU CIURANA

Whatsapp
Deportistas practicando sus rutinas en el gimnasio Studi 1. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Deportistas practicando sus rutinas en el gimnasio Studi 1. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los gimnasios encaran la temporada del próximo curso tras una campaña de verano baja. El vicepresidente de la Associació Reusenca de Centres d’Esport i Salut (ARCES), Artur Alabart asegura que esta ya suele ser una época de menos afluencia en los centros, «pero este año seguimos con el hándicap de la mascarilla». Desde ARCES se cree que «la gente tiene ganas de volver, sobre todo a partir de octubre». Aun así, no se espera recuperar totalmente la facturación que tendrían en un año habitual. «Partimos de un 30% menos de usuarios respecto el año pasado», comenta Alabart. Pese a esta situación, indica que «no consta que haya cerrado ningún gimnasio».

El vicepresidente de ARCES explica que el sector de los gimnasios ha sido «uno de los más perjudicados por la pandemia». En este sentido, comenta como en el pasado 2020 estuvieron cerrados «un 65% del año, pero tuvimos que pagar igualmente el canon del agua».

Ayudas insuficientes

Desde ARCES se considera que las ayudas recibidas desde el Ayuntamiento «no nos salvan de nada». Alabart explica que se recibió una ayuda para cubrir el impuesto de la recogida de residuos del período de un trimestre. La última actuación ha sido la subvención «de poco más de mil euros por gimnasio, ya sea una academia de yoga de 25 metros cuadrados o un gimnasio de 1.000 metros cuadrados», que todavía no han cobrado. La queja por parte de la asociación es que «se hayan metido a todos en el mismo saco, sin tener en cuenta las características y necesidades que se tengan que cubrir en cada caso». Comenta que «se intentó negociar, pero no logramos conseguir lo que pedíamos». Alabart reconoce «que no es el Ayuntamiento quien nos tiene que salvar». Entiende que «su situación tampoco es fácil» y asegura que siempre «ha habido buena voluntad de diálogo por parte de la concejalía de Esports». Desde la Generalitat, afirma, «se ha gestionado con más claridad y con programas de ayudas más explicados y definidos».

Por otra parte, el anuncio de la nueva piscina cubierta municipal de Reus «nos ha sorprendido», explica Alabart. La entidad considera que «hacer esta inversión en un momento en que el sector está muy tocado no ayuda».

Temas

Comentarios

Lea También