Más de Reus

Los hosteleros no aguantan más: «La situación es crítica»

Un centenar de dueños de bares y restaurantes se concentró en Reus para pedir ayudas directas al sector. A nivel estatal se están moviendo para demandar al Estado y a las CCAA

J. MORALES-AGENCIAS

Whatsapp
Un momento de la concentración de protesta de los hosteleros y restauradores de Reus, ayer en la plaza Mercadal. FOTO: ALBA MARINÉ

Un momento de la concentración de protesta de los hosteleros y restauradores de Reus, ayer en la plaza Mercadal. FOTO: ALBA MARINÉ

Los hosteleros y restauradores no aguantan más. Las restricciones impuestas por los diferentes gobiernos autonómicos están ahogando a uno de los sectores que más está sufriendo la crisis económica derivada de la pandemia de la Covid-19. Ayer por la tarde, un centenar de propietarios de bares y restaurantes de Reus se concentró en la plaza del Mercadal para reclamar ayudas directas al sector. ‘No somos el problema’, ‘Sin ayudas nos arruinan’ o ‘Si no puedo trabajar no puedo pagar’, eran algunos de los eslóganes que se podían leer en las pancartas que lucían los concentrados.

Blas, propietario del Café de la Radio de Reus y uno de los promotores de la concentración, explicó al Diari que «estamos indignados porque la situación es crítica. Hemos recogido firmas para llevárselas al alcalde de Reus. Queremos que no nos cobren el pago de la basura ni de las terrazas». Blas definía el momento como «caótico y está afectando mentalmente a muchos compañeros. Sabemos que han cerrado muchos bares en Reus y los que tendrán que hacerlo en los próximos meses». Este restaurador reconoce que «dentro de lo que cabe, mi situación no es tan mala porque el local es mío, pero muchos compañeros no pueden pagar la hipoteca o el alquiler».

«El momento es caótico y está afectando mentalmente a muchos compañeros». 

Blas, propietario del Café de la Radio de Reus

Una de las quejas más repetidas por parte de los restauradores se dirige a la «incongruencia» de los horarios en los que les permiten trabajar. Así lo confirma el dueño de un restaurante de Tarragona, que asegura que «durante el horario del desayuno, entre las 7.30 y las 9.30, hago de caja ¡seis euros! Y es que no sé cómo será la cosa en Barcelona, pero en Tarragona el grueso de la gente viene a tomarse el café a partir de las diez, cuando hacen un pequeño receso en el trabajo y salen a tomar algo».

Este restaurador añade que tampoco van mejor las cosas al mediodía. «No sé en qué se han fijado para marcar esas franjas horarias. ¿Quién come en este país a la una del mediodía? Así que tengo a los camareros de brazos cruzados hasta las dos, cuando comienza a venir la gente. El problema entonces es que con la distancia entre mesas no puedes acoger a todos los clientes que vienen, y tampoco te da tiempo a dar más de un servicio por mesa porque estás obligado a cerrar a las tres y media y no puedes echar al cliente».

Así las cosas, «en realidad esto es un cierre encubierto. Para trabajar así es mejor que nos hubieran cerrado. Pero claro, con la excusa de que estamos abiertos, pues así no nos dan ayudas. Pero esto es la ruina».

«Nos hemos esforzado, hemos invertido para cumplir con todas las medidas sanitarias y de distancia para evitar contagios de coronavirus. De hecho, no tengo noticia de ningún cliente que se haya contagiado en este bar. Pero, ya ves, nos hacen parecer los malos de la película y nos están arruinando», concluye este restaurador, que da trabajo a doce personas, «de las que nueve están ahora en ERTE», se lamenta.

Demanda

Que el sector de la hostelería y la restauración se está moviendo para intentar sobrevivir es una realidad. Un ejemplo lo encontramos en un grupo de profesionales de la restauración de gran prestigio que han presentado la iniciativa ‘La hostelería de todos’ con el objetivo de presentar una demanda contra la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas por los daños y perjuicios soportados a lo largo de 2020.

Encabezados por Begoña Fraire (Étimo), Pepa Muñoz (Qüenqo de Pepa), Alfonso García (Casa Alfonso), Juanjo López (La Tasquita de Enfrente), Iñaki López de Viñaspre (Grupo Sagardi) y Alfonso Pastor (Grupo Caterdata) entre otros, el proyecto está abierto a todos los restauradores del territorio nacional, incluso aquellos que ya se han visto obligados a cerrar su negocio de forma definitiva.

El objetivo es alcanzar una indemnización para cada uno de los restauradores que se sume, inspirada en las ayudas que el Gobierno alemán ha destinado al sector cubriendo el 75% de los ingresos del año anterior.

Desde esta plataforma aseguran que «en estos momentos queremos compartir el resultado de estos dos meses de trabajo e invitar a aquellos interesados a sumarse a estas acciones judiciales basadas en el régimen de responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas».

Tras las constantes protestas y manifestaciones de la hostelería a lo largo de todo este tiempo y por todo el territorio del país, la iniciativa considera que «únicamente los jueces y tribunales pueden dar una solución al problema, que debe estar fundada en derecho y proteger el sector como se debe». El periodo de inscripción termina el próximo 14 de marzo, fecha en la que se cumple un año del estado de alarma decretado por el Gobierno de España.

Destrucción de empleo

La pandemia destruyó de golpe y porrazo todo el empleo creado en los últimos dos años. Pero el impacto no ha sido igual para todos los sectores, sino que ha habido algunos que lo han sufrido mucho más. Así, si durante 2020 se han perdido un total de 697.400 empleos, 496.100 pertenecían a comercio y hostelería. Supone así que los dos sectores más duramente castigados por la Covid-19 concentran siete de cada diez empleos perdidos en el último año, lo que representa a su vez un descenso del 8,3% para estas dos actividades, según recoge el ‘Monitor Adecco de Ocupación II: perfil socioeconómico de la ocupación en España’ publicado el pasado martes.

«Hemos recogido firmas para pedir al alcalde de Reus que no nos cobren las tasas de basura y terraza»

Blas, propietario del Café de la Radio de Reus

A continuación, la mayor caída de empleo se registra en la rama de actividad de servicios culturales y otros, con un descenso de un 6,1% interanual; seguido de manufacturas (-5,3%), actividades profesionales (-3,1%), agricultura y ganadería (-2%) y construcción (-1,6%).

Pero comercio y hostelería ha sido la única rama de actividad en la que se ha perdido empleo en todas las comunidades autónomas; en todas las demás ramas hay regiones en las que el empleo ha crecido y otras en donde se ha reducido, según señala este informe.

Temas

Comentarios

Lea También