Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Los presupuestos participativos de Reus dejarán de ser anuales

El Ayuntamiento quiere escalonarlos dado que los del 2018 y 2019 se han solapado porque, aseguran, tienen un plazo de ejecución de dos años. Aún no se ha abierto convocatoria para los de 2020

Salvat Jordina

Whatsapp
Los presupuestos participativos de Reus dejarán de ser anuales

Los presupuestos participativos de Reus dejarán de ser anuales

Los presupuestos participativos dejarán de celebrarse cada año. Así lo apuntó Montserrat Flores, concejala de Participació del Ayuntamiento de Reus al Diari señalando que «se está estudiando escalonarlos para pasar a una periodicidad más amplia». No obstante el ente municipal todavía tiene que decidir si se harán año sí, año no o una vez cada tres años. El motivo, explicó, es que «hemos comprobado que los proyectos se ejecutan con un plazo de dos años». Y apagando las alarmas, la concejala se apresuró a subrayar tajantemente que, a pesar del replanteamiento, los presupuestos participativos de Reus «se seguirán haciendo sí o sí».

Una duda justificada teniendo en cuenta que nos encontramos encarando el 2020 y algunas de las propuestas ganadoras de hace dos años siguen sin estar acabadas, como es el caso de la creación de un parque familiar en el Roquís y de la reubicación del transformador de la Immaculada calculado para principios de año. Además, los del año 2019 están justo empezando a arrancar.

«No es una cuestión de prioridad, sino de un largo proceso de gestión», justifica la concejala, que atribuyó la lentitud de ejecución a los requisitos de los trabajos del ámbito público: «la ciudadanía hemos querido controlar lo que hace la administración para que no se repitan errores del pasado. Lo defiendo y también quiero que sean así, garantistas». Al este proceso hay que sumarle el tiempo que supone reunirse con la persona que ha propuesto el proyecto ganador. «Buscamos un consenso entre la idea original y las posibilidades reales, marcamos unas reglas de juego muy delimitada porque se trata de un proyecto votados por los ciudadanos», explicó Montserrat Flores, que detalla que las reuniones se ejecutan antes, durante y una vez ha finalizado el proyecto.

Por todo ello después de dos presupuestos participativos, desde el Ayuntamiento han decidido replantear su periodicidad: «Si los haces cada dos años se solapan y creas confusión a la ciudadanía», por lo que, defiende, «intentaremos que el plan cree confianza y que motive a participar». Sea como sea, Flores asegura que «partiremos del mismo rigor y dedicación, pero un mejor resultado».

Horizonte 2021

Hay un elemento que invita a augurar que este «escalonamiento» ya se ha empezado a aplicar. A estas alturas, si seguimos los tempos de los presupuestos participativos de 2018 y 2019, la convocatoria para presentar las propuestas ciudadanas de 2020 ya tendría que estar abierta. Sin embargo, «este año se ha frenado porque estamos trabajando en el PAM y por el cambio de mandato, que lo pausó», asegura Flores.

Teniendo en cuenta los cálculos de la administración pública, los grandes proyectos de 2019, como son las mejoras en el parque de la plaza Antoni Correig i Massó, las mejoras en La Palma y la adaptación de aceras para hacer de Reus una ciudad más inclusiva, no estarán listos hasta 2021. Las otras propuestas aprobadas este año están todas en la fase uno de gestación: redacción de documentos, reuniones, concreción, concesión.. Todo apunta a que la instalación de desfibriladores en polideportivos será la primera en realizarse.

Por parte de los pendientes de 2018, la remodelación del Parc Angel Guimerà, la zona infantil en el Barri Montserrat están a punto de terminar. Sin embargo, para tener listo el parque familiar del Roquís, aún habrá que esperar a bien entrado el 2020.

Temas

Comentarios

Lea También