Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los trabajadores del Hospital Sant Joan ganan el juicio por los objetivos de 2016

El juez condena a la empresa a hacer efectivas las retribuciones variables que se tendrían que haber pagado en marzo del 2017 y que ascienden a 1,9 millones. Las del 2015 también están recurridas

F.G.- ACN

Whatsapp
Imagen de archivo. FOTO: Alfredo González

Imagen de archivo. FOTO: Alfredo González

Los trabajadores del Hospital Sant Joan de Reus cobrarán las retribuciones variables en función de los objetivos (conocidas como DPO) de 2016 que ascienden a un total de 1,9 millones de euros. Así lo han anunciado desde el comité de empresa del hospital a través de un comunicado tras conocer el resultado de la sentencia que presentaron ante el Tribunal Laboral de Catalunya (TLC). Según los trabajadores, el juez, después del juicio celebrado el 17 de octubre, obliga a la empresa a pagar las DPO tal y como marcaba el convenio laboral de hace dos años. 

El juez sentencia: «El derecho de todo el personal del Hospital Sant Joan de Reus a percibir las retribuciones variables por objetivos (DPO) establecidas en los artículos 56 y 57 del convenio colectivo de empresa, correspondientes al ejercicio 2016». Éste pago, según la sentencia, se habría tenido que abonar en marzo del 2017 y condena la empresa a hacerlo efectivo. En cuanto al hospital reusense, los servicios jurídicos recibieron este miércoles por la tarde la sentencia y ahora estudian como tienen que proceder.

El comité de empresa también tiene recurridas las DPO adeudadas de 2015, que ascienden a 1,9 millones de euros

El fallo del juez del Tribunal Laboral de Catalunya coge gran relevancia si se tiene en cuenta que el comité de empresa también tiene recurridas las DPO adeudadas de 2015, que ascienden a 1,9 millones de euros. Por otra parte, la plantilla del Sant Joan tampoco cobrará los objetivos del año pasado porque el centro cerró con un déficit de más de tres millones de euros. No obstante, el actual convenio laboral, que se firmó hace años, deja claro que si el hospital cerraba el curso en números rojos no pagaría las DPO.  

Quejas también en el CMQ

Las denuncias por impago de los objetivos podría ampliarse más allá de la plantilla del Hospital de Reus. Se trata de los trabajadores del Centre Mèdic Quirúrgic (CMQ) que también anunciaron que llevarían su caso ante los tribunales tras certificar que la empresa municipal cerraba con déficit. Desde el comité de empresa del CMQ denuncian que los números rojos derivan de la aplicación de una amortización anticipada de cerca de 900.000 euros, consecuencia del futuro traslado del centro a las antiguas dependencias del hospital, en la calle Sant Joan.

El consejo de administración del Sant Joan aprobó hace unas semanas las cuentas de 2017. Cabe recordar que el ejercicio cerró con un déficit de 3,2 millones de euros para el centro que lo sitúan, de nuevo, en causa de disolución. En la actualidad, la dirección del Hospital  de Reus está estudiando la fórmula de remover la causa. Una resolución, tal y como apuntan algunas fuentes, que podría pasar por «terceros» a la espera de la creación del anunciado consorcio entre el CatSalut y el Ayuntamiento de Reus.

Comentarios

Lea También