Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos de las Parcel·les Cases, hartos de la presencia de prostitutas

Últimamente se han producido enfrentamientos directos y lanzamiento de objetos

A.Olivé / F.Gras

Whatsapp
Una patrulla de la Guàrdia Urbana identificando a una prostituta hace unos meses. Foto: Alfredo González

Una patrulla de la Guàrdia Urbana identificando a una prostituta hace unos meses. Foto: Alfredo González

La prostitución se ha convertido otra vez en tema de debate entre los vecinos del barrio Parcel·les Casas y los que viven en las inmediaciones de la avenida de Salou. Tras una época de relativa tranquilidad, los problemas de convivencia han regresado las últimas semanas. Asi mismo lo explica la presidenta de la asociación vecinal de Parcel·les Casas de Reus, Isabel Moreno, quien asegura que la situación «ha llegado al límite».

Según cuenta, hace un par de semanas se dio un desagradable episodio de enfrentamiento entre vecinos y prostitutas con lanzamiento de piedras, huevos y tomates incluidos. Moreno, además, expone: «Desde hace un tiempo las chicas han dado un paso más y llaman a los portales en busca de clientes. Algunos vecinos hemos intentado que paren pero, entre lágrimas, confiesan que no tienen alternativa, que sus familias están amenazadas». Ante una situación de tal magnitud, desde el barrio aseguran que la «única solución real» es más presencia policial. «La prostitución termina si no hay clientes, y no hay clientes si hay agentes», afirma Moreno.

Intervención policial

En esta línea está trabajando la Guàrdia Urbana las dos últimas semanas, en las que parece que la situación se ha calmado un poco gracias a que la mayor presencia de agentes en la zona de conflicto ha ahuyentado tanto a clientes como prostitutas.

Más allá de las medidas que ha implantado la Guàrdia Urbana en los últimos días se está preparando un dispositivo especial para que el problema no se convierta en cíclico. Así lo aprobó el último pleno municipal, tras una moción presentada por Ciutadans, que instaba al gobierno a iniciar una campaña informativa sobre las consecuencias legales e iniciar contactos con las mujeres que ejercen la prostitución para conocer de primera mano su situación personal. Además, y a petición del propio gobierno, también se decidió intensificar la presencia policial en la zona. Una medida que ya se está llevando a cabo. Fuentes de la propia guardia urbana confirman una presencia más intensa en el lugar de conflicto desde hace dos semanas, así como numerosas identificaciones en que se informa a las prostitutas de las prohibiciones que quebrantan y de las diferentes opciones de que disponen como alternativa. A saber, diferentes centros de servicios sociales entre los que se encuentran el de l’Àrea Bàsica de Salut V de la calle Astorga o el centro cívico Mestral de la avenida de Barcelona, centros de asesoramiento sexual, se les facilita información sobre diversos recursos laborales y se les reconocen sus derechos. Más adelante, en la segunda fase de este plan, se iniciará el proceso de denuncias tanto a las prostitutas como a los clientes en caso de que se encuentren con alguno. Cabe recordar que la ley prohíbe cualquier tipo de ofrecimiento, solicitud o aceptación de servicios sexuales en la vía pública, conseiderándose especialmente graves los casos en que se lleve a cabo a menos de 200 metros de distancia de zonas residenciales o centros educativos.

Según Isabel Moreno, «lo único que pedimos es poder vivir tranquilamente en nuestras casas sin tener que soportar episodios como estos».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También