Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Muere Neus Català, superviviente del nazismo

Vecina de Els Guiamets, ha fallecido a los 103 años

Diari de Tarragona

Whatsapp
Muere Neus Català, superviviente del nazismo

Muere Neus Català, superviviente del nazismo

Neus Català, vecina de Els Guiamets (Priorat), ha fallecido a sus 103 años. Ella estuvo 18 meses prisionera, primero en el campo de Ravensbrück y después en Holleischen. Payesa del Priorat y diplomada en enfermería, luchó en la retaguardia de la Guerra Civil como enfermera, defendiendo sus ideales de libertad y justicia social, en el bando republicano. Se vio obligada al exilio francés, donde su pugna siguió viva al lado de los maquis y su marido, anarquista galo, contra las fuerzas alemanas. 

Fueron capturados y deportados. Él perdió la vida en un campo de concentración; ella pudo sobrevivir y siguió haciendo la revolución incluso en pleno infierno. Tras pasar por Ravensbrück fue enviada a una fabrica de armamento en Holleischen. Allí boicoteaba la elaboración de las armas en lo que llamaron el ‘Comando de las gandulas’. Tras la liberación de los campos, siguió bregando por sus ideales libertarios. 

El Diari habló hace unos meses con la hija de Neus, Margarita Català, y vía telefónica directa a Paríscontó que «la liberación de los campos de concentración fue un retorno a la vida para mi madre. A diferencia de muchas deportadas que volvían a sus países, las españolas seguían exiliadas y no podían regresar. Era la doble cara de la moneda, por un lado la alegría de la liberación, por otro, la pena de no poder volver a España, ya que los Aliados no hacían nada contra Franco. Así que vivió en Francia, donde nací yo». 

«Mi madre dice que tenías más posibilidades de sobrevivir si seguías un ideal. Sabías por qué estabas luchando. Las que morían solían ser las que apresaban de la calle», decía Margarita, quien añadía: «Esto no se supera nunca. Hasta que no escribió el libro -De la resistencia y la deportación-, mi madre estaba depresiva y antes de ello le costaba hablar sobre su propia experiencia. Recoger el testimonio de otras mujeres españolas le ayudó a abrirse. Fue una segunda liberación».

Temas

Comentarios

Lea También