Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nace en Reus el primer consejo de ancianos gitanos para aplicar sus propias leyes

Sus miembros están considerados como una autoridad en el propio colectivo y hacen de mediadores en conflictos graves

Joan Morales

Whatsapp
Seis de los ocho miembros del consejo de ancianos gitanos, ayer en La Palma de Reus. Foto:pere ferré

Seis de los ocho miembros del consejo de ancianos gitanos, ayer en La Palma de Reus. Foto:pere ferré

La provincia de Tarragona cuenta con el primer consejo de ancianos gitanos, un organismo que nace con el claro objetivo de mediar e intervenir en la aplicación de las propias leyes gitanas, a la hora de solucionar problemas y conflictos de cierta gravedad.

El nuevo consejo se presentó ayer por primera vez de forma oficial en un acto que tuvo lugar en La Palma de Reus y que, además de la presencia de seis de los ocho gitanos que forman el consejo (dos de Reus, dos de Constantí, dos de Cambrils y dos del barrio tarraconense de Camp Clar), contó con representantes del consejo de ancianos gitanos de Barcelona, de miembros de asociaciones gitanas de la provincia de Tarragona, y de Manuel Heredia, asesor del Pla Integral de Poble Gitano, del Departament de Benestar Social de la Generalitat.

Miguel Gabarri, secretario del consejo de ancianos gitanos de la provincia de Tarragona, explicaba ayer al Diari que «los gitanos no contamos mucho con la autoridad y aplicamos nuestras propias leyes. Por eso, este consejo servirá para mediar y solucionar problemas que puedan producirse. Se trata de cosas nuestras que solucionamos nosotros a nuestra manera y para ello nunca hemos contado con la policía». No obstante, Gabarri quiere dejar claro que «somos gitanos de orden y estamos en contacto con la policía para coordinar nuestras acciones». De hecho, el acto de ayer en La Palma contó con la presencia de inspectores de los Mossos d’Esquadra, tal y como explicaron desde el consejo de ancianos gitanos.

Al respecto, Manuel Heredia recordó que «cuando accedí al cargo hablé con el Departament de Interior y el consejo de Barcelona se creó con el consentimiento de los Mossos d’Esquadra, con los que trabajamos de manera coordinada».

Problemas a diario

Sobre el tipo de conflictos que este consejo deberá solucionar, Gabarri comenta que «estamos hablando de temas fuertes, como por ejemplo una muerte o una pelea entre familias», unos problemas que según explica el secretario del nuevo consejo «se producen a diario a pesar de que no se sepa».

A pesar de tratarse de leyes no escritas, lo que dice el consejo de ancianos gitanos va siempre a misa. En este sentido, Miguel Gabarri comenta que «se nos respeta mucho, porque los propios gitanos nos consideran una autoridad, su autoridad.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También