Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pellicer, obligado a sumar

El líder de CiU repetirá como máximo mandatario gracias a encabezar la lista más votada de las pasadas elecciones. Deberá crear gobierno con siete concejales y lidiar con una oposición que suma 20 ediles
Whatsapp
Carles Pellicer saluda al secretario del Ayuntamiento, Jaume Renyer, nada más recibir la vara de alcalde de la ciudad. Foto: Pere Ferré

Carles Pellicer saluda al secretario del Ayuntamiento, Jaume Renyer, nada más recibir la vara de alcalde de la ciudad. Foto: Pere Ferré

Convergència i Unió (CiU) volverá a gobernar la ciudad otra legislatura. Tal y como se esperaba, Carles Pellicer fue investido ayer alcalde de Reus al encabezar la fuerza más votada en las pasadas elecciones municipales. Durante el acto de constitución del nuevo Ayuntamiento sólo logró sumar los siete concejales de CiU, frente a los 20 que reúne la oposición. Los días de intensas reuniones se quedaron, finalmente, en agua de borrajas y todos los partidos votaron a sus propias candidaturas dejando a los convergentesen precaria mayoría simple.

Pellicer afronta ahora una situación muy distinta a la del 2011 y consciente de que se abre ante él un reto sin parangón, como será lograr la gobernabilidad de la ciudad. Así lo reconoció en el discurso una vez proclamado alcalde. «Estamos obligados, todas las fuerzas políticas, a sumar todavía con más fuerza para lograr un proyecto en común. Y esto pide generosidad, horizontes abiertos y miradas amplias», reflexionó. También recordó su intención de empezar a cerrar acuerdos concretos en cuatro áreas como son la transparencia y la participación; la economía y la ocupación; erradicar la pobreza y la salud.

No obstante, llegar a estos posibles pactos no será fácil para nadie en un escenario político tan fragmentado y plural. Así quedó demostrado ayer mismo con las diferencias surgidas entre soberanistas y unionistas o constitucionalistas y anticonstitucionalistas durante la toma de posesión del acta de concejal. Los primeros en tomar el cargo, cuando pasaban unos minutos de las doce del mediodía, fueron el edil de ERC, Joan Guix, como el miembro de más edad del nuevo consistorio y su homólogo de la CUP, Edgar Fernández, como el más joven.

El primero prometió el cargo por imperativo legal y, después, leyó el texto Juro o prometo la Independència propuesto por la Associació de Municipis per la Independència (AMI). Por su parte, Edgar Fernández también tomó posesión del cargo por imperativo legal y, en el turno de palabra, aseguró que lo hacía «obligado y coaccionado por una Junta Electoral Central ilegitima de una Constitución que no representa nada más que el continuismo de la dictadura franquista con el nombre de democracia». De hecho, el resto de concejales de la CUP pronunciaron palabras similares pero haciendo hincapié, al final, en cuestiones como la independencia o la educación pública de calidad. Las seis intervenciones de los cupaires fueron largamente aplaudidas por los asistentes que llenaban el salón de plenos.

Pero la respuesta a sus palabras encontraron la réplica en el portavoz de C’s, Juan Carlos Sánchez, quien tras prometer la Constitución denunció que las intervenciones eran irregulares ya que «no se ajustan al derecho porque han prometido la Constitución para después derogarla». También anunció que llevará el acta del pleno ante la Junta Electoral Central.

La reacción del pleno fue fulminante con una sonora pitada, pero también alguna muestra de apoyo, que obligaron a Joan Guix a llamar al orden. Aún así, los gritos contra C’s se repitieron cuando uno de sus ediles, Guillem Figueras, dijo: «Visca Reus, visca Catalunya y visca España!». Desde el Partido Popular también se criticó la actitud de los miembros de la CUP y aseguró que presentará el acta ante la subdelegación del Gobierno.

Una vez constituido el nuevo consistorio fue el turno de las votaciones de los 27 concejales, 15 de los cuales se estrenan en esta legislatura. Tras conocer el resultado de la votación, Pellicer tomó la vara de mando y, entre aplausos, lo primero que hizo fue levantarla y mostrarla a todos los asistentes. Después saludo uno a uno a todos los ediles y se dispuso a tomar la voz cantante de la sesión contento pero menos emocionado que hace cuatro años. Fue entonces cuando empezaron las intervenciones de los distintos portavoces municipales.

 

Nuevo cartapacio

Sin tiempo para el descanso, a partir del lunes ya empezará el proceso de elaboración del cartapacio municipal. Éste será presentado mañana mismo tras la primera reunión entre el reelegido alcalde Pellicer y el resto de portavoces de los grupos municipales.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También