Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden 26 años de prisión por violar y maltratar a una menor de Reus con discapacidad

El procesado la cerraba en casa durante horas, la agredía y la vejaba habitualmente. El autor está en prisión desde verano de 2017

ACN

Whatsapp
FOTO: ACN

FOTO: ACN

Un hombre de 54 años se sentará jueves al banquillo de la Audiencia de Tarragona acusado de violar, maltratar y cerrar en casa habitualmente una menor -con una discapacidad intelectual del 59%- con quien mantenía una relación sentimental.

La fiscalía pide para el hombre más de 26 años de prisión, 8 años de libertad vigilada y el pago de una indemnización de 9.000 euros a la víctima.

Según el escrito de acusación del fiscal, la relación empezó a mediados de 2015 cuando la chica tenía 15 años y se escapaba de su domicilio de Reus hasta Salou, donde vivía el hombre. Posteriormente, convivieron a Barcelona y Massanet de la Selva hasta mayo del 2017, cuando la víctima volvió con su madre.

Durante el primer año de relación, el acusado empezó a someter la chica a constantes insultos y a expresiones humillantes para amedrentarla y humillarla, según el ministerio fiscal. El junio del 2016, ya con dieciséis años, la chica ingresó en un centro de acogida de Tarragona, pero unas semanas más tarde huyó a Barcelona con el acusado.

Mientras convivieron en la Ciudad Condal hasta enero del 2017, el individuo la sometía de forma diaria a constantes expresiones despectivas y humillantes como “foca, gorda, que estás como una ballena, que me das asco, te dejaré desdentada y te dejaré hecha un ‘cristo’”. Así mismo, la agredía de forma habitual, dándole bofetadas, patadas y puñetazos, siempre según el relato de la fiscalía. 

Durante aquel periodo, el acusado impidió a la menor salir en todo momento del piso que compartían, cerrándola al inmueble y privándola de llaves y del teléfono móvil.

En enero del 2017 se trasladaron a Massanet, donde compartían vivienda con una pareja. Allá el hombre la cerró dentro de la habitación cada día, como había hecho a Barcelona, de las 10e la mañana a las 8 de la tarde, sin que ni siquiera pudiera disponer de un lavabo.

Según la fiscalía, mientras convivieron a Barcelona y en Massanet, el acusado obligó a la menor en varias ocasiones a mantener relaciones sexuales. Ante la negativa de la chica, la golpeaba y le propinaba bofetadas, y se colocaba encima suyo y lo cogía fuertemente de los brazos para someterla. Además, la sometió a agresiones físicas continuadas y a insultos constantes.

El 6 de marzo, el acusado le propinó varios puñetazos a la zona de los pómulos y boca y, el 28 de aquel mes, los dos se enfrentaron verbalmente y el hombre le lanzó un tenedor que quedó clavado en la pierna de la menor.

A continuación, la lanzó al suelo, donde le propinó golpes en la cara mientras le decía que si se iba a su casa la mataría. Después de la discusión, la chica aprovechó un descuido del acusado para marcharse del piso y coger un tren en dirección a Salou, donde la esperaba la madre.

Cuando la chica ya estaba en casa de sus padres, en junio del 2017, el individuo envió varios mensajes de texto a la madre de la víctima con el ánimo de atemorizar a la menor. “Mañana la espero por la tarde, ya verás como sale, la mataré, le sacaré la vida. Mañana la mato, por mis antepasados muertos le corto el cuello con un cuchillo, avisada quedas. Voy a por ella, le costará la vida haberme conocido”, relataban los mensajes. El hombre ingresó en prisión el julio del 2017.

Temas

Comentarios