Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rescate de un perro famélico y abandonado en un piso insalubre de Reus

El inmueble pertenece a una sociedad bancaria y en ella habían vivido okupas hace unas semanas

Jordi Cabré

Whatsapp
El perro se encuentra en las instalaciones de la Última Llar. FOTO: Última Llar

El perro se encuentra en las instalaciones de la Última Llar. FOTO: Última Llar

Fue una llamada a la Guàrdia Urbana de Reus. Llevaba muchos días un ladrido de súplica procedente de un edificio de Reus. En ella un perro joven, famélico, lanzaba ladridos de socorro y clemencia.

Una llamada a la Guàrdia Urbana puso en conocimiento de lo que ocurría en aquel inmueble, cerrado a cal y canto, pero habitado por okupas recientemente. La persona que alertaba de la situación auguraba que el animal llevaría entre tres y cuatro días sin comida y con las temperaturas podía estar agonizando.

La patrulla policial se acercó a comprobar los hechos y vio como un perro joven, mezcla de pitbull con otra raza, ladraba desde una terraza salpicada de excrementos y micciones.

El aviso de la alertante se hizo al mediodía. Pero entre buscar a los titulares del inmueble, un piso en manos de una sociedad bancaria, pedir ayuda a un cerrajero para poder acceder a la terraza (que no era posible desde otras casas vecinas) y rescatar al animal, pasaron cinco horas largas.

Ahora, el perro está en la Última Llar con muchos mimos y cuidados. Según ha podido saber el Diari, el animal es joven y vivirá. Carecía de cuidados, pero no peligra su vida.

Lo cierto es que el temor a que el animal no sobreviviese se ha disipado en las primeras horas del can a buen recaudo en la Última Llar, la perrera situada en las afueras de la ciudad. 

Pero el rescate reflejó otra realidad: la vivienda se encuentra en un estado de insalubridad extrema: suciedad, sin nevera, empalme ilegal a la electricidad, comida en mal estado...

Allí habían vivido okupas, aunque no se descarta que todavía alguno durmiera bajo ese techo. Los Mossos tenían identificados a algunos de sus ocupantes hace unos meses, aunque ayer no había rastro de ellos.

La casa se volvió a cerrar tras el rescate del perro, evitando que alguien acceda a ella. El informe de la Guàrdia Urbana ya está en el Ayuntamiento para que se tenga conocimiento de cómo está esa vivienda vacía por dentro.

Temas

Comentarios

Lea También