Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus: La situación política del país caldea el ambiente en el último tramo del pleno

La actualidad política del país centró el último tramo de una sesión plenaria que duró ocho horas

MONTSE PLANA

Whatsapp
FOTO: Alfredo González

FOTO: Alfredo González

La actualidad política del país centró el último tramo de un pleno que duró ocho horas. Fue aquí cuando se caldeó el ambiente, sobre todo entre Ciudadanos y los partidos independentistas, mientras que el PSC intentó quedarse al margen, optando por una postura intermedia. La portavoz del grupo naranja, Débora García, fue abucheada, en más de una ocasión, por el público asistente en el salón de plenos, por lo que el alcalde, Carles Pellicer, tuvo que intervenir en más de una ocasión.

El debate se inició con una propuesta del grupo municipal de Cs de «condena a la violencia y al terrorismo en democracia». «Tienen que empezar a distinguir lo que es un golpe de estado de lo que no», esgrimió la vicealcaldesa Noemí Llauradó, a lo que la concejal de JxReus, Montserrat Vilella añadió: «Estáis poniendo la violencia encima del independentismo con una clara voluntad electoralista».

«No es una exageración. Hay gente detenida por ser presuntamente terroristas. Se les incautaron fórmulas para hacer explosivos. Tiene similitudes con el terrorismo», dijo Débora García, lo que hizo crecer la indignación del público con gritos contra la formación naranja. Finalmente, la propuesta de Cs no prosperó, obteniendo únicamente sus tres votos favorables y seis abstenciones del PSC.

No obstante, el debate político no terminó aquí. Y es que la siguiente propuesta de resolución era de rechazo «a la violencia policial y a la represión». Una propuesta de la CUP totalmente opuesta a la que había hecho Ciudadanos. En este caso, el cupaire Édgar Fernández recordó que «200 personas han sido detenidas sin criterio y, de estas, 28 están en prisión. El fascismo sí que es un problema de orden público», esgrimió. Mientras que desde Cs se siguió con una fuerte crítica contra las últimas movilizaciones ciudadanas contra la sentencia del Tribunal Supremo por la sentencia del Procés, el portavoz de los socialistas, Andreu Martín, reconoció los incidentes producidos, pero también «las grandes movilizaciones pacíficas». «Las fuerzas de seguridad tienen un papel muy delicado. Están obligados a hacer dispositivos para garantizar la seguridad», añadió Martín. La propuesta de la CUP introdujo enmiendas de JxReus y, finalmente, se votó por puntos. Todos prosperaron, excepto el último, en el que se pedía la dimisión del Conseller d’Interior, Miquel Buch. El equipo de gobierno se opuso.

El pleno terminó con una moción de la CUP en la que se proponía modificar la ordenanza de tenencia de animales para que las sanciones se destinasen a políticas que mejoren el bienestar animal. La moción, pero, no obtuvo los apoyos suficientes y no prosperó.

Temas

Comentarios

Lea También