Reus aumenta el presupuesto de Servicios Sociales en 700.000 euros por la crisis

El Ayuntamiento quiere afrontar, así, el ascenso de personas vulnerables

Neus Coll Fort

Whatsapp
Durante la pandemia, se intensificaron los servicios en el comedor social de Reus.  FOTO: Alfredo González

Durante la pandemia, se intensificaron los servicios en el comedor social de Reus. FOTO: Alfredo González

La situación de pandemia a raíz del Covid-19 que estamos viviendo ha puesto las cosas difíciles a muchas familias, las cuales han visto cómo sus ingresos menguaban y tenían que recurrir a las ayudas dadas por el Ayuntamiento y distintas entidades de la ciudad como Creu Roja o Cáritas para subsistir.

El aumento de personas con vulnerabilidad socioeconómica ha subido y el consistorio tiene que hacer frente a esta situación. Por este motivo, se ha anunciado un aumento de 700.000 euros al presupuesto de casi cinco millones de euros con la posibilidad de «añadir aún más dinero a finales de año si así se requiere», recalca la concejal de Benestar i Salut, Montserrat Vilella. A este dinero se le tiene que sumar, además, los 250.000 euros de adenda Covid de la prórroga del Contracte Programa de la Generalitat.

Por lo que hace a las ayudas directas, la próxima semana se inicia la convocatoria de ayudas para la pobreza energética, la cual ha tenido una ampliación de 77.000 euros respecto el año anterior y servirá para subvencionar las facturas de luz, gas y agua de las familias vulnerables que así lo requieran. La solicitud se podrá hacer telemáticamente o de forma presencial pidiendo cita previa. 

En cuanto a la convocatoria para las becas comedor, se cerró el pasado 22 de julio y ha recibido 2.610 solicitudes, unas 130 más que en el 2019. Se espera que las familias sepan si tienen concebida la ayuda antes de empezar el curso.

La concejalía ha intensificado el acompañamiento de las familias en la gestión de las ayudas que facilitan otras administraciones públicas, como el paro o los ERTE, y las ayudas referentes al mantenimiento de la vivienda. Respecto el Pla de Xoc Alimentari, la demanda de alimentos se ha empezado a reducir pasando de 700 lotes de alimentos que se repartían en el momento más álgido de la pandemia a los 400 en estos momentos. 

Los desahucios y los cortes de suministros básicos se reactivaron tras el Estado de Alarma y ya han afectado a varias familias, las cuales se han quedado sin agua corriente o tendrán que abandonar sus viviendas en los próximos meses. Montserrat Vilella lamenta la situación y la concejalía quiere ayudar a los afectados pero asegura que la respuesta al problema «se tiene que buscar en administraciones y legislaciones muy superiores». 

Durante los meses de marzo a junio se reforzó la atención telefónica haciendo seguimiento de las personas que ya se encontraban en una situación de riesgo y atendiendo a la ciudadanía. En total, desde el 16 de marzo al 22 de junio recibieron 37.323 llamadas, entre las cuales destacan el seguimiento a gente mayor, niños y mujeres víctimas de la violencia de género. 
Además, se ofertaron 74 comidas a domicilio; 59 servicios de ayuda al domicilio; 15 servicios de teleasistencia y se alojaron a 75 personas sin techo en recintos municipales.

Temas

Comentarios

Lea También