Reus: el transformador y el laberinto de metal

El Ayuntamiento explicó a los vecinos del barrio Immaculada que el traslado de la instalación eléctrica estará lista a finales de marzo

Jordina Salvat

Whatsapp
Este transformador del barrio Immaculada dejará de funcionar a finales de marzo  FOTO: Fabián Acidres

Este transformador del barrio Immaculada dejará de funcionar a finales de marzo FOTO: Fabián Acidres

El centro Mas Anglès estaba, ayer por la noche, lleno con una decena de vecinos, media de prensa y otra media de miembros y técnicos del Ayuntamiento, entre ellos la concejal de Participació, Montserrat Flores. Antes de empezar el encuentro, la gente del barrio bromeó con la prensa «¿qué vais a hacer ahora cuando se acabé el show?». Y es que el transformador eléctrico del barrio Immaculada acumula a sus espaldas una larga historia

Primero, por el caso humano: su actual ubicación afecta, desde hace más de veinte años, a los vecinos, especialmente a David Gaitán, pues ocupa parte del terreno de su vivienda. Después, porque el Pla de Barris ya contempló eliminarlo, pero el proyecto no se ejecutó. Finalmente, David aprovechó los Presupuestos Participativos de 2018 para presentar un proyecto de reubicación de tal instalación. Esta fue una de las tres ganadoras y obtuvo una gran cantidad de apoyos en el barrio, con un total de 547 votos. 

Ayer, dos años después de la aprobación del proyecto, durante los que los afectados han transitado por un mar de incertidumbres ante su paralización -las obras empezaron el  21 de diciembre de 2019-, el Ayuntamiento de Reus rindió cuentas con los vecinos en una sesión informativa abierta al público: el traslado estará listo a finales de marzo y actualmente está completa el 75% de la obra. La adjudicación final es de 145.827 euros, según especificó un técnico del ayuntamiento. 

Una decena de vecinos acudieron a la charla informativa sobre el traslado del transformador FOTO: Alfredo González

El transformador se traslada unos 30 metros, en la plaza del Racó de l’Avi, donde hay un parque infantil. «¿Pero será seguro?», preguntó un vecino. «La estación del transformador estará aislada con una valla perimetral de metal, diseñada como un laberinto que sube y baja que también servirá como nueva puerta de entrada al parque y como juego para los niños», respondió el técnico, apoyado por unas imágenes en las que se podía ver el diseño que mostraba como la valla simula un código de barras. Ante las caras de sorpresa de los vecinos, se apresuró a anotar: «Es una actuación pequeña que sacará rendimiento para aprovecharlo al máximo. Ya está fabricado en el taller, esperando a la instalación». 

¿Qué falta pues, para que entre en funcionamiento? Ese 25% restante es, en parte, el desvío del cableado eléctrico. Por ello, se avisará a los vecinos cuando el actual transformador se quede inoperativo. Durante ese día, no habrá electricidad. «¿Pero 24 horas sin electricidad no es mucho?», preguntó una vecina. «Seguramente estaréis conectados a un camión transformador, es lo que se hace en estos casos», señaló el técnico. «Se pueden permitir el lujo de traerlo», contestación del público.

Aunque ayer se proyectaba el punto final a esta reivindicación histórica, la celebración era moderada. «Estoy muy satisfecho, esperamos que se acabe la obra y a ver si la inauguramos con cava. Más vale tarde que nunca» apuntaba David, que recalcó la solidaridad que recibió en el vecindario cuando presentó el proyecto a la participación pública. «Que se haga bien, que todo el mundo esté contento y que no haya ningún peligro para nadie», deseó.

«Es interesante que la gente sea consciente que los planes iniciales se tienen que cambiar. Las obras de las ciudades también tienen imprevistos, técnicos y económicos», señaló Montserrat Flores destacando que se trataba de una obra muy grande. La concejala también aprovechó para hacer autocrítica «hemos notado que debemos extender las explicaciones a todo el barrio afectado, no solo a la persona que lo propuso». Bienvenido sea. 

Temas

Comentarios

Lea También