Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus recupera 614 toneladas de comida para los más necesitados

El Programa de Gestió Alimentària ha iniciado una nueva actividad que consiste en cocinar y distribuir lentejas en fiambreras

Joan Morales

Whatsapp
Las lentejas secas se cuecen y envasan en el comedor social que gestiona Càritas. Foto: Alba Mariné

Las lentejas secas se cuecen y envasan en el comedor social que gestiona Càritas. Foto: Alba Mariné

El Programa de Gestió Alimentària Responsable de Reus, iniciado en agosto de 2012 bajo el liderazgo de la concejalía de Benestar Social, se encuentra plenamente consolidado después de más de tres años de funcionamiento. El proyecto, que también cuenta con la implicación directa de diferentes entidades (entre ellas la Fundació Banc dels Aliments, Taller Baix Camp, Càritas Interparroquial de Reus) y administraciones (Diputació de Tarragona, Agència de Salut Pública de Catalunya y la Agència de Residus de Catalunya), ha recuperado desde que empezó a funcionar 614.011 kilos de alimentos frescos, que se han distribuido aproximadamente entre 890 familias de la ciudad.

La concejal de Benestar Social, Montserrat Vilella, explicaba ayer que «se trata de un programa vivo que se ha tenido que ir adaptando a los cambios». En este sentido, y después de empezar en 2012 con una línea de recuperación de alimento fresco, a través del Mercat del Camp, diversos supermercados y el Taller Baix Camp, se instauró una segunda línea de recuperación de alimento fresco y cocinado.

Es aquí donde el Programa de Gestió Alimentària Responsable de Reus ha iniciado este pasado mes de enero una nueva actividad que consiste en cocina y distribuir lentejas. El objetivo principal es conseguir que la gran cantidad de paquetes de lentejas secas que hay en stock en el Banc dels Aliments (a través del Gran Recapte y de la unió Europea) llegue en forma de menú cocinado a las personas que lo necesitan antes de que caduque.

50 fiambreras diarias

Por este motivo, el comedor social del Ayuntamiento de Reus, que gestiona Càritas, prepara a diario unas 50 fiambreras de medio kilo de lentejas cocidas, y trabajadores del Taller Baix Camp las distribuyen a las entidades que forman parte de la red de distribución de alimentos, encargadas de entregárselas a la gente que lo necesita.

Vilella explicó ayer algunos de los motivos por los que hay un excedente tan importante de lentejas secas. «A veces es un alimento no muy atractivo para una familia y, además, últimamente existe poca cultura de los platos de ‘cuchara’. Otro motivo podría estar en la pobreza energética, que resta a mucha gente la posibilidad de cocinar. Por todo ello creímos que podíamos cocinar nosotros las lentejas en nuestro comedor social y repartirlas ya cocinadas», comentó la concejal de Benestar Social.

No hay que olvidar que el programa tiene garantizada la seguridad alimentaria, ya que está supervisado por la Agència de Salut Pública de Catalunya, orientando también en todo el proceso de recepción, triaje y elaboración de los alimentos.

La comida necesaria para elaborar los menús diarios proviene de un supermercado Mercadona de Reus, del Banc dels Aliments, de payeses, de una panadería y de otros establecimientos alimentarios. También recoge comida cocinada de la empresa de comidas para llevar Nostrum de Reus, de empresas de catering como Cuina Gestió y Boris 45 y de los comedores sociales de las escuelas Puigcerver y Montsant, a través de Appel Catering. El Taller Baix Camp se encargada de la entrega de los alimentos.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También