Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus se queda con una mezquita al negar la licencia a la del barrio Juroca

El único centro que queda es el que el ministro señala entre los más radicales
Whatsapp
Imagen de ayer del exterior de la mezquita de Reus, ubicada en el polígono Granja Vila. Foto: Alfredo González

Imagen de ayer del exterior de la mezquita de Reus, ubicada en el polígono Granja Vila. Foto: Alfredo González

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, podrá seguir diciendo que ha cumplido con su promesa electoral de mantener una sola mezquita en la ciudad de Reus. Según ha confirmado el propio alcalde de la ciudad al Diari, la tramitación de la licencia de la nueva mezquita que la comunidad musulmana pretendía abrir en el barrio Juroca, concretamente en la Riera de l’Escorial, «ha quedado desistida y suspendida. No habrá licencia ni posibilidad de apertura por falta de documentación. No han presentado todos los documentos que se les pidieron y la licencia ha quedado suspendida». De esta forma, la única mezquita que queda abierta en la ciudad es la de la calle Tolerància, en el polígono Granja Vila, precisamente uno de los templos musulmanes señalados ayer por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como uno de los más radicales de Catalunya.

Cabe recordar que hace unos cinco años ya se produjo la marcha de muchos musulmanes de esta mezquita, que no estaban de acuerdo con las ideas más extremistas que se estarían defendiendo y difundiendo desde este centro del polígono Granja Vila. En un reportaje publicado por el Diari en su edición del 11 de julio de 2010, diversos musulmanes acusaban a los responsables del centro de defender ideas radicales y extremistas, como por ejemplo que los musulmanes no se podían mezclar con los autóctonos, que los hombres debían obligar a las mujeres a llevar pañuelo o que estaba prohibido escuchar música. Además, durante aquella época también se produjo una división interna en la mezquita, entre el imán y un grupo de jóvenes.

Por otra parte, en verano del año pasado el Ayuntamiento de Reus ordenó el cierre de otra mezquita que había en la calle Marçà del polígono Agro-Reus, aduciendo el incumplimiento de las condiciones de seguridad mínimas en caso de evacuación de los ocupantes.

 

Suspensión de licencias

Actualmente es imposible abrir ninguna otra mezquita en la ciudad, ya que en julio del año pasado el pleno del Ayuntamiento de Reus aprobó la suspensión durante el plazo de un año de la concesión de licencias de edificación de nuevos centros de culto, de instalación o ampliación de actividades y de apertura de nuevos centros de culto.

El alcalde Pellicer recuerda que «si vuelvo a ser alcalde, en julio de este año convocaré otro pleno para prorrogar un año más esta suspensión de licencias, a la espera de que tengamos lista la nueva reglamentación que se está trabajando».

 

Rechazo al radicalismo

La Associació Cultural dels Musulmans e Reus i Comarca emitió ayer un comunicado en el que reitera su «condena y rechazo a todo tipo de terrorismo, sin excepción. También rechazamos todos los discursos radicales que los alimentan». También recuerdan que «desde la mezquita de Reus siempre hemos defendido que el Islam es una religión de paz que no permite la violencia ni el terrorismo».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También