Un nuevo modelo agrario, más sostenible y social, recogido en un código QR

Debate. El Casal de Dones de Reus acoge una charla del Col·lectiu Eixacorlant sobre la «ineludible» transformación del sector primario

Javier Díaz

Whatsapp
El Col·lectiu Eixacorlant plantea un cambio del sistema agrario. FOTO: CEDIDA

El Col·lectiu Eixacorlant plantea un cambio del sistema agrario. FOTO: CEDIDA

Sostenibilidad real, trazabilidad y justicia social son los tres ejes sobre los que pivota el nuevo modelo agroalimentario que propone el Col·lectiu Eixacorlant, entidad que fomenta un sistema de producción, distribución, consumo de alimentos y desarrollo socieconómico más sostenible, ético y justo. Su presidente, Marc Talavera, está de gira por toda Catalunya para predicar las bondades de su proyecto. Ayer por la tarde pasó por el Casal de Dones de Reus. «Llevamos cinco años explicando que hay que transformar el modelo agroalimentario y ha llegado el momento de hacerlo realidad», asegura.

La receta pasa por una mayor transparencia, por conocer con todo detalle que hay detrás de cada producto: dónde han se han comprado las materias primas y qué porcentaje del precio final de venta corresponde a la elaboración y la gestión o a los beneficios. Esta información, plantea el Col·lectiu Eixacorlant, se debe mostrar en cada producto y en el ticket de compra mediante códigos QR. «De esta manera generaremos un nuevo criterio de decisión de compra. Como consumidores podremos saber qué hay detrás de cada producto y a qué estamos contribuyendo con sus compra. Es un nuevo paradigma, porque las empresas no solo deberá decir que es sostenible, sino demostrarlo con datos objetivos», explica Albert Castells, director de esta gira que, hasta el 23 de julio, pasará por una veintena de localidades catalanas. El 16 de julio estará en L’Aldea y el 21, en Móra d’Ebre.

El sistema agrario, tal y como lo conocemos hoy, está caduco, dice esta entidad, que enumera varios factores culpables de este declive: la emergencia climática, el despoblamiento rural, la crisis de la biodiversidad, la falta de oportunidades para los jóvenes, la elitización de los productos ecológicos, la globalización alimentaria o unos precios en origen irrisorios fijados por el mercado global.

Empleo de calidad

En Catalunya hay más de 500 especies y 3.000 variedades con potencial para generar una agricultura y una ganadería sostenibles que «deben generar economía y empleo de calidad ligados al territorio. Cambiar el modelo también implica diversificar el mosaico agroforestal», apunta el Col·lectiu Eixacorlant. Según sus cálculos, un nuevo sistema multiplicará por siete la ocupación agraria.

«El reto es mayúsculo e imprescindible y hace falta la implicación del conjunto de la ciudadanía para hacer posible esta ineludible transformación, que debe ser una prioridad de país porque no solo hablamos de comer, sino de bienestar, salud o de qué hacemos con el territorio», concluye Talavera.

Temas

Comentarios

Lea También