Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una joven con discapacidad no puede asistir a un centro especial por falta de transporte

Para desplazarse hasta La Muntanyeta, ubicada en Tarragona, necesita una plaza de transporte adaptada con silla de ruedas y, desde Reus, se alega que no hay disponibilidad

Montse Plana

Whatsapp
Ariadna Edo, con una discapacidad del 93%, acompañada por su padre Manel, que vive en Reus.  FOTO: alfredo gonzález

Ariadna Edo, con una discapacidad del 93%, acompañada por su padre Manel, que vive en Reus. FOTO: alfredo gonzález

Ariadna Edo tiene 22 años y una discapacidad del 93% reconocida por la Generalitat. Tiene plaza en La Muntanyeta, del Centre Ocupacional Gresol de l’Associació Provincial de Paràlisi Cerebral de Tarragona, pero la mitad de días no puede asistir. El motivo: la falta de transporte desde Reus, ciudad donde vive su padre. Y es que en el minibús que facilita Creu Roja, a través de un convenio con el Ayuntamiento, únicamente hay cinco plazas para personas con silla de ruedas «y todas están ocupadas», expone Manel Edo, padre de Ariadna, quien asegura estar desesperado después de haber intentado encontrar una solución a través de todas las vías posibles, pero sin respuestas. Los padres de la joven están separados con custodia compartida de su hija y la tienen una semana cada uno. La madre vive en Tarragona, desde donde Ariadna sí que tiene transporte para ir a La Muntanyeta. 

El padre vive en Reus, y aquí es donde está el problema. «Mi intención es ir a vivir a Tarragona para que mi hija pueda ir al centro, pero dispongo de una pensión de jubilación de 390 euros y un complemento de 140 euros mensuales. Con esta cantidad tengo que mantenerme yo y mi hija. No puedo asumir un alquiler a precio de mercado», explica Manel. Ya está inscrito en el Registre de Sol·licitants d’Habitatges amb Protecció Oficial de Catalunya, a la espera de poder disponer de un piso que esté ubicado en Tarragona. Pero es consciente que se trata de un proceso lento, «que puede durar años. Por otro lado, a saber cuándo quedará una plaza libre de silla de ruedas en el transporte de Creu Roja desde Reus». 

Ariadna fue hasta los 21 años al centro de educación especial SOLC, en el Complex Educatiu de Tarragona. Nunca había tenido problemas de movilidad a través del transporte gestionado por el Consell Comarcal. El curso pasado ya era, por edad, el último que podía asistir en esta escuela, por lo que sus padres la apuntaron en La Muntanyeta. «En mayo de 2018 quedó una plaza libre en el centro e hicimos el cambio», recuerda Manel. Además, la plaza que pasaba a ocupar Ariadna era de Reus, así que, en un principio, no tenía que haber problemas de movilidad, «pero otro chico que ya usaba el transporte y que, hasta el momento, iba sentado, tenía prioridad de poder usar una de las plazas con silla de ruedas», añade el padre de Ariadna, que se muestra totalmente comprensivo con el caso. 

Manel se puso en contacto con el Servei Municipal de Discapacitat, donde le confirmaron que no había plazas disponibles en el transporte. La alternativa fue proporcionar una ambulancia, a 15 euros por viaje (30 euros diarios), cantidad que asumió Serveis Socials desde el mes de mayo hasta julio de 2018. Después del periodo vacacional, la predisposición inicial de Serveis Socials cambia: «La respuesta es que no hay plaza, que en todo caso, que vaya sentada en el minibús, pero Ariadna tiene 93% de discapacidad, no tiene control de su columna vertebral», subraya su padre, respuesta que el Diari también ha obtenido del consistorio.

«Se trata de un convenio con Ayuntamiento, así que Creu Roja no puede disponer de más plazas si no se pide desde el consistorio, y el caso está claro: no hay voluntad», dice Manel. «Entré una instancia en el Ayuntamiento de Reus, en fecha de 15 de octubre de 2018, y aún estoy esperando», lamenta. También lo ha intentado vía la Sindicatura Municipal de Greuges, «y la respuesta final es la misma: que no hay plaza», señala. También se ha planteado llevar su hija al Taller Baix Camp, en Reus, «pero desde el mismo centro me han dicho que, para la condición de mi hija, no hay mejor opción que La Muntanyeta».

Temas

Comentarios

Lea También