Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos del barrio del Carme de Reus echan okupas de tres casas en una semana

La Guàrdia Urbana detuvo este martes por la noche a dos personas que intentaban entrar en una de las viviendas

Montse Plana

Whatsapp
El número 41 de la calle Baix del Carme fue tapiado ayer por la mañana. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El número 41 de la calle Baix del Carme fue tapiado ayer por la mañana. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El barrio del Carme cierra una semana marcada por los okupas. La zona arrastra esta problemática desde hace mucho tiempo, pero esta ha sido una semana especialmente difícil, con tres ocupaciones «e ‘inquilinos’ problemáticos», dice el presidente de la Associació de Veïns de l’Harmonia del Carme, Josep Machado, que asegura que distintos vecinos fueron amenazados por los okupas. No obstante, el barrio no se ha quedado de brazos cruzados y, entre la presión vecinal y los cuerpos policiales, consiguieron desocupar las tres casas: el número 41 de la calle Baix del Carme, el 2 de la calle del Arquitecte Caselles y una vivienda en Alt del Carme.

Dos de las casas ya han sido tapiadas por parte de la propiedad, para evitar futuras situaciones similares, mientras que en el caso de la calle Alt del Carme, no se ha podido contactar con los propietarios y los vecinos invertirán para poder bloquear la puerta de entrada, balcones y ventanas. «Todos los vecinos estamos volcados. Vigilamos aquellas casas que están vacías y que son blancos fáciles para las ocupaciones ilegales», explica Machado. De hecho, las tres desocupaciones de esta semana se pudieron efectuar gracias a la actuación rápida de los vecinos, que avisaron a los cuerpos policiales cuando se dieron cuenta de que había okupas.

Donde se produjeron más tensiones fue en el número 41 del Baix del Carme. «Este lunes se echaron a dos personas y el día siguiente, la policía tuvo que intervenir de nuevo», dice Josep Machado. Según fuentes municipales, la intervención que la Guàrdia Urbana efectuó el martes por la noche, pasadas las 23.30 horas, terminó con dos detenidos. Se trataría de dos personas de 50 y 46 años que, en el momento que llegaron los agentes, estaban intentando forzar la puerta de la vivienda –que está deshabitada– con la intención de ocuparla. Ante esta situación, el cuerpo policial pudo actuar y las dos personas fueron detenidas. La Guàrdia Urbana abrió diligencias y las ha puesto a disposición de los Mossos d’Esquadra. Paralelamente, la asociación vecinal se puso en contacto con los propietarios y, ayer, se procedió a tapiar puerta y balcones. «Cabe destacar la implicación de vecinos, propietarios y de los cuerpos policiales, que siempre que los necesitamos, vienen de inmediato», reconoce el presidente de la Associació de Veïns de l’Harmonia del Carme.

Vecinos que vigilan

Machado incide en la falta de agentes patrullando a pie, aunque reconoce la labor que realizan. «A pesar de los esfuerzos, falta vigilancia. A la que te despistas, ya han ocupado una casa. Es por este motivo que los propios vecinos estamos siempre pendientes de las viviendas más problemáticas», explica Josep Machado. El barrio se está planteando organizar patrullas de vecinos con el objetivo de tener el barrio más controlado, «pero aún se está hablando y no hay nada decidido, aunque es evidente que falta más vigilancia», remarca.

Más de quince viviendas tapiadas

El barrio del Carme de Reus suma innumerables ocupaciones ilegales de viviendas vacías. En muchos casos, los mismos vecinos son los que han decidido actuar tapiando viviendas que habían sido ocupadas, sumando ya, una quincena. «No podemos estar constantemente aportando dinero para tapiar», dice Machado.

Esta es una de las medidas preventivas que los vecinos del barrio tienen para frenar esta situación, que genera malestar dentro del barrio. No obstante, no es la única. En este sentido, Machado pide a los propietarios que tienen alguna casa del barrio en venta, que no cuelguen el cartel en la fachada. «Casa con cartel, casa que los okupas saben que pueden entrar. Más vale no ponerlos», advierte el presidente del Carme.

Temas

Comentarios

Lea También