Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos y negocios, expectantes ante la reforma de la plaza de la Sang de Reus

Coinciden en que las obras «dignificarán la zona», pero les preocupan los cambios en la movilidad de los coches

Silvia Fornós

Whatsapp
Imagen actual de la plaza de la Sang, cuya reforma significará un importante cambio para la zona. Foto: A. González

Imagen actual de la plaza de la Sang, cuya reforma significará un importante cambio para la zona. Foto: A. González

A finales de este mes acaba la licitación pública del proyecto de remodelación de la plaza de la Sang, que cuenta con un presupuesto de 667.405,24 euros y, una vez se liciten los trabajos, el plazo de ejecución es de seis meses. A grandes rasgos, la reforma de la zona y su entorno, que incluye el callejón de la Puríssima Sang y la calle Josep M. Arnavat i Vilaró, contempla obras viales, la pavimentación de calles, la construcción de vías peatonales y la construcción de zonas de viandantes. 

Los vecinos y los negocios de la zona están expectantes. Valoran positivamente el proyecto. «Estamos de acuerdo en que la plaza y el entorno necesita una reforma, porque desde hace tiempo las aceras están en muy mal estado», explica Roger Castellví, secretario de la Associació de Veïns del barri Horts de Miró, mientras que otra vecina reconoce que «hasta ahora el acceso a la plaza es complicado, pero deseamos que las obras dignifiquen la zona». 

Según la documentación de la licitación, «el criterio básico ha sido resolver el esquema de circulación existente, incluso el acceso al callejón de la Sang, y ampliar al máximo el espacio destinado a viandantes hasta eliminar cualquier posibilidad de parada o aparcamiento.

Las únicas excepciones son: el espacio para carga y descarga que se mantiene delante de la ferretería y el espacio de carga y descarga delante de la tienda de pollos asados. Tanto el espacio destinado a la circulación de vehículos como a la de viandantes se soluciona a un solo nivel, restringiendo la entrada al callejón de la Sang mediante una pilona extraíble».

Las zonas de carga y descarga

Este es uno de los aspectos del proyecto, relacionados con la movilidad de los coches, que preocupa a la entidad vecinal. «En los planos hemos visto que desaparecerán plazas de carga y descarga, y también los parkings de motos.

El proyecto busca acabar con los atascos en la zona, pero quizás se consiga el efecto contrario», aseguran desde la entidad vecinal. Sobre la movilidad, en el planteamiento del proyecto de reforma también se especifica que «se prevé la instalación de pilonas, bancos y jardineras móviles para evitar el aparcamiento descontrolado de vehículos». «No nos ha gustado que el proyecto contemple eliminar la zona de carga y descarga que actualmente hay delante del estanco y las dos zonas de parking para motos», asegura el secretario de la entidad vecinal y recuerda que «el espacio que se quiere eliminar alimenta todo el paseo comercial El Pallol y los alrededores».

La gerente del Estanc del Pallol, Marina Karaseva, expresa su preocupación: «Nos preocupa que quiten la zona de carga y descarga que tenemos delante del establecimiento porque la utilizamos a diario y una vez a la semana viene un camión muy grande con toda la mercancía». Asegura que «hemos iniciado los trámites para que se conserve la zona y confiamos que así sea».  

Sobre esta posibilidad, desde otro de los negocios aseguran «estar muy preocupados». «Sin duda las obras mejorarán la imagen de la plaza y de la zona, pero pueden perjudicar a los comercios si los clientes no tienen espacio donde parar un momento, sobre todo quien va a comprar tabaco o quien va a recoger la comida en la tienda de pollos asados», comentan. 

Señalan la falta de aparcamiento como uno de los problemas generales en la zona. «Horts de Miró es un barrio donde, además de los residentes, también aparca toda la gente que va al centro. La antigua junta de la asociación de vecinos consiguió cambiar la dirección de aparcamiento de una calle cercana a un supermercado, donde antes los aparcamientos estaban en línea y desde entonces están en batería, y hay el doble de espacios», rememora Roger Castellví.

Para conocer la opinión de más vecinos, la Associació de Veïns del barri Horts de Miró ha impulsado una encuesta, a través de las redes sociales, en la que plantea a los vecinos «si están conforme con el proyecto». 

«Nos falta información»

Los vecinos aseguran que «nos falta información por parte del Ayuntamiento», y resulta una de las causas de sus dudas y preocupaciones. Jovita Cerro regenta una peluquería. «Yo misma fui al Ayuntamiento para informarme de las obras, porque había escuchado muchas versiones». Dice que «la reforma es positiva para los comercios y confío en que atraiga nuevos negocios, porque es una zona que ha quedado muerta». Al mismo tiempo, asegura que le desagrada que «me ubiquen la única zona de carga y descarga cerca del local, porque los coches me taparán el negocio». 

«En varias ocasiones, al menos por mi parte, he intentado informarme sobre el proyecto de reforma porque los vecinos y negocios están preocupados. Y siempre ha habido cierto secretismo», asegura el secretario de la Associació de Veïns del barri Horts de Miró, a lo que Alicia Muñoz añade que «el Ayuntamiento, antes de presentar el proyecto, debería haber presentado a los vecinos y comercios uno o dos modelos, y entre todos poder elegir el más adecuado».

Sobre los cambios en la movilidad, Alicia confirma que «las zonas de carga y descarga van muy bien porque cuando me traen muebles los transportistas están hasta tres cuartos de hora, y también algunos clientes aprovechan el espacio para esperar cuando tengo que montarles alguna sillita de coche». Desde la Llar d’Infants La Granja, ubicada en el callejón de la Sang, explican que «muchos padres utilizan la zona de carga y descarga para aparcar un momento y traer a los niños, si se elimina tendrán más dificultades».     

Según el proyecto inicial la zona de carga y descarga de delante del estanco desaparecerá. FOTO: A. González

De hecho, a través de las redes sociales algunos vecinos han preguntado al alcalde sobre el proyecto. Entre las dudas que han surgido destacan: «¿Y el parking de motos? Porque faltan», «Muy bonita, pero encuentro que últimamente en Reus faltan zonas de aparcamiento para vehículos de servicio y en esta zona incluso para los que utilizamos la moto». La respuesta ha sido: «Habrá una zona de carga y descarga y seguramente de motos, en la parte que se estrecha tocando a la Riera de Miró». 

Impulso al comercio

Al margen de estas cuestiones, los vecinos y negocios, que actualmente desarrollan su actividad alrededor de la plaza de la Puríssima Sang, confían que «el cambio de imagen sirva para atraer nuevos negocios, porque hay algunos locales vacíos». Uno de los últimos en colgar el cartel de ‘cerrado’ ha sido el Forn de Pa Batet, en la misma plaza de la Sang.

«Todo lo que sirva para fomentar el comercio de la zona tendrá el apoyo de la asociación de vecinos. De hecho, creemos que la reforma resultará una manera de impulsar la llegada de nuevos proyectos», explica el secretario de la entidad.

Por último, los vecinos y los comercios tienen también sus esperanzas puestas en el futuro hotel de cuatro estrellas que conectará la plaza con la Riera de Miró. «Nos preocupa que se retrasen las obras como ocurrió con el hotel del Pallol, pero creemos que será un proyecto bueno para el barrio», concluyen desde la asociación de vecinos. 

Temas

Comentarios

Lea También