Y usted qué prefiere: ¿valor ético o lucro?

Solidaridad. La Farmacia Cepero de Riudoms ha regalado más de 3.000 mascarillas para prevenir el contagio de la Covid en Navidad

Salvat Jordina

Whatsapp
La Farmacia Cepero de Riudoms ha regalado más de 3.000 mascarillas estas Navidades. FOTO: ALBA MARINÉ

La Farmacia Cepero de Riudoms ha regalado más de 3.000 mascarillas estas Navidades. FOTO: ALBA MARINÉ

Pocas cosas buenas podremos llevarnos de este tumultuoso 2020 digno de olvidar. Pero, al menos, si algo ha demostrado la gestión de la crisis de la pandemia del coronavirus es que, allá donde no llegan las instituciones, está la voluntad social. Los pequeños grandes actos que puede hacer cada individuo con sus medios y capacidades. 

Uno de estos ejemplos está en Riudoms, concretamente, en la Farmàcia Cepero de Riudoms, donde, desde el inicio del Estado de Alarma, aquél inolvidable 14 de marzo, y justo en el momento que más se necesitaba de sus servicios y productos, decidieron poner por delante los valores éticos al lucro económico. 

«Teníamos claro que el precio no tendría que ser una barrera para el acceso a estos materiales», explica Jorge Cepero, leridense propietario la farmacia que lleva por nombre su apellido y que añade que, durante estos meses «hemos mantenido los precios de los productos de prevención lo más bajo posible. No queríamos obtener un beneficio de estas ventas, sino dar un servicio social». 

Por si este detalle fuera poco, la Farmacia inició una campaña de concienciación y regaló durante los días 24 y 31 de diciembre un pack de 10 mascarillas a todo aquél que entrara en su local. «Son unas fechas señaladas, la situación que vivimos es especial y queríamos ayudar a recordar en que hay que seguir con la prevención», señala el farmacéutico. ¿El resultado? En tan solo el primer día se distribuyeron más de 2.000 mascarillas a 150 personas de este municipio del Baix Camp que acudieron a la farmacia. El 31, más de lo mismo. «Me niego a capitalizar beneficio de una situación de excepcionalidad absoluta, no quiero que nadie tenga que reutilizar la mascarilla tres veces», señala Cepero.

Colaborando con entidades

La acción también se ha realizado en la farmacia que tiene en Lleida junto a su esposa. Desde estos puntos de acceso «privilegiado» del material, explica que han facilitado la adquisición de EPI distintas entidades públicas y privadas así como de donantes individuales ayudando a gestionar las compras. «También es un reconocimiento a los farmacéuticos, que hemos sufrido y luchado, también somos sanitarios».

Temas

Comentarios

Lea También