El plan de juventud de Reus tira adelante tras el 'OK' del pleno

El documento se aprobó en la sesión plenaria de ayer con el apoyo de prácticamente todos los grupos, a excepción de Cs. Desde el PSC y la CUP destacan la «buena diagnosis» hecha

| Actualizado a 18 marzo 2022 18:39
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El nuevo Plan Local de Juventud de Reus tira adelante, tras ser aprobado en la sesión plenaria celebrada ayer por la mañana en el Ayuntamiento de Reus. El documento, que es para el periodo 2022-2027, presenta una diagnosis de la situación actual de la ciudad desde el punto de vista de los jóvenes y propone líneas de acción dirigidas a la franja comprendida entre los 12 y 34 años, que en Reus son unas 27.000 personas, representando el 25% de la población.

Como expuso el concejal de Salut i Ciutadania, Òscar Subirats, el documento consta de una diagnosis, «con un ejercicio de transparencia y honestidad» y reconociendo que las políticas en materia de juventud están «infradotadas» económicamente; la conceptualización del método de trabajo y aproximación a los jóvenes; propuestas de acción; y un cuarto bloque sobre el despliegue de este plan y método de evaluación.

Los detalles del documento se darán a conocer públicamente en los próximos días, pero sí que se avanzaron los cuatro ejes de actuación, que corresponden a cuatro conceptos: los derechos de las personas jóvenes, el empoderamiento a través de dinámicas, mecanismos de participación y gestión del bien común. Según detalló Subirats, el calendario previsto sería: dos años de definición y puesta a punto de todos los programas, en los cuatro siguientes años se tendrían que consolidar todos estos programas de intervención y cuatro años más «fuera de la vigencia del propio plan» donde se planifica cómo tendría que culminar el despliegue. Todo ello irá acompañado, de forma progresiva, del incremento de recursos humanos, crecimiento de la dotación presupuestaria y de la implantación de nuevos equipamientos.

El nuevo Plan Local de Juventud contó con un amplio apoyo por parte de prácticamente todos los grupos municipales, a excepción de Ciutadans. De hecho, la portavoz del partido naranja, Débora García, pidió retirar el punto del orden del día a través de una cuestión previa alegando que el documento que se presentó en comisión informativa y que el que se sometía a votación eran distintos.

El secretario aclaró que en la convocatoria del pleno se envió el documento original, no el acordado por los grupos en comisión, pero que inmediatamente la concejalía envió un correo electrónico a todos los concejales informando que el documento que se sometería en el pleno sería el que se había informado en comisión informativa y que también se había actualizado la documentación que consta en el expediente del pleno. Subirats, por su lado, aclaró también que el documento aprobado en comisión era el plan más unas enmiendas adjuntas y que estas enmiendas se habían incorporado en el plan que ayer se votó.

Una vez aclarada la cuestión, el punto se mantuvo, aunque Ciutadans defendió que votaba en contra, principalmente, por este tema, aunque también por la «discriminación de la lengua española» que, según García, se da en este nuevo Plan Local de Juventud.

El resto de grupos de la oposición y también el concejal no adscrito Raúl Meléndez se mostraron favorables. Se valoró especialmente la «excelente diagnosis» que presenta el plan, en palabras del concejal de la CUP, Édgar Fernández. En todo caso, su pregunta era si habrá, posteriormente, una materialización y si tendrá un presupuesto. También por parte del PSC, Tania Agudo señaló que el plan está «bien elaborado» y que es «ambicioso». «El nuevo plan se compromete con la sociedad y la juventud», esperando, a la vez, que prospere: «Estaremos pendientes de que tire adelante, sea el gobierno que sea». A la vez, agradeció que se «hayan tenido en cuenta las enmiendas».

Se crea el Consell de Cultura

El pleno también aprobó el reglamento del Consell Municipal de Cultura, en este caso, con los votos favorables de Junts per Reus, ERC, AraReus, PSC y el concejal no adscrito, mientras que los cinco ediles de Ciutadans y la CUP se abstuvieron.

Se trata de un nuevo canal de participación ciudadana dentro de la organización municipal con el que se quiere configurar un espacio de encuentro regular entre la ciudadanía, las entidades y el Ayuntamiento con el fin de recoger y debatir, de forma continuada, las opiniones y propuestas sobre las actuaciones municipales alrededor de la cultura. El concejal de Cultura, Daniel Recasens, subrayó que se trata de «un espacio colectivo de participación, reflexión y conexión del sector a través de instituciones, entidades, asociaciones, empresas y también intelectuales y creadores».

Marta Llorens expuso que desde la CUP no les convence cómo está organizado el consejo, «participado por 20 personas». Concretamente, criticó que la elección de esta representatividad fuese fruto de una única sesión participativa. «Pensábamos que había sido resultado de un proceso algo más largo...», apuntó Llorens.

También prosperó la ampliación de capital de Reus Serveis Municipals SA (RSM, SA) por parte del Ayuntamiento mediante una aportación no dineraria consistente en la aportación del derecho de crédito por un importe de 13.525.601,57 euros que ostenta respecto Redessa.

Todo ello se remonta a los años 2007-2009, cuando el Ayuntamiento vendió varios solares a GUPSA –entonces la empresa de gestión urbanística pública– con la intención de generar una disposición de activos inmobiliarios para poder poner en marcha proyectos de promoción de vivienda pública y, con el beneficio, hacer frente a la deuda con el Ayuntamiento. Pero la crisis hizo inviable el proyecto. En 2014 es absorbida por Redessa y se subrogan sus obligaciones, como la deuda. «Se ha determinado que la forma más viable para resolver esta situación es esta ampliación de capital», concluyó Pallarès.

Otro punto que se aprobó, aunque en este caso sólo con el apoyo del equipo de gobierno, los votos en contra de CUP y Cs y abstención de PSC y Raúl Meléndez, fue la modificación del catálogo de puestos de trabajo del personal del Ayuntamiento, que expuso el concejal de Recursos Humans, Daniel Rubio.

Comentarios
Multimedia Diari