La Bisbal de Falset, a la Xarxa d’Espais de Memòria por su papel en la guerra

La Generalitat ha instalado placas en la Cova de Santa Llúcia yen el cementerio, escenarios decisivos durante la Batalla del Ebro

| Actualizado a 10 abril 2022 05:11
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La Bisbal de Falset, en la comarca del Priorat, se ha incorporado a la Xarxa d’Espais de Memòria del Memorial Democràtic, y lo hace a través de dos espacios: el cementerio del municipio y la Cova de Santa Llúcia. Fue ayer por la mañana que la consellera de Justícia de la Generalitat, Lourdes Ciuró, inauguró dos paneles informativos en estos dos espacios, con los que se señaliza esta adhesión a la Xarxa d’Espais de Memòria. Una red que agrupa a un conjunto de lugares y espacios en recuerdo de la lucha y los conflictos para conseguir los derechos y libertades democráticas, desde la proclamación de la Segunda República hasta la transición democrática.

Sobre La Bisbal de Falset, este fue un punto sanitario y logístico importante de la Batalla del Ebro. La batalla se libró a la orilla derecha del río, pero La Bisbal de Falset sufrió sus efectos. La población quedó en la retaguardia, pero varios espacios del término sirvieron de refugio o alojaron servicios del ejército republicano. En la Cova de Santa Llúcia se habilitó un hospital de campaña para evitar los ataques aéreos, aprovechando que es un refugio natural.

En el cementerio de la población se inhumaron, al menos, setenta soldados que murieron en el hospital, casi todos del ejército republicano, entre ellos brigadistas internacionales del XV Cuerpo de Ejército. En el cementerio, también se inhumaron dos oficiales republicanos fallecidos en el municipio y un soldado del pueblo, Joaquim Masip Masip. Este vecino murió al frente de la Batalla del Ebro, en las proximidades de Vilalba dels Arcs. Sus compañeros pudieron enterrarlo y marcar el sitio, y terminada la guerra sus padres fueron a buscarlo y le llevaron al cementerio del pueblo.

Otro punto de referencia es Cal Portal, una de las casas del pueblo donde se instaló la sede del XII Cuerpo de Ejército Republicano, que era la residencia de altos mandos militares.

Durante el acto de ayer, la consellera Lourdes Ciuró subrayó que «las políticas públicas de memoria deben servir para transmitir la historia que sufrió nuestro país». «Es importante que recopilemos, mantengamos y transmitamos la memoria porque, de no ser así, se pasa al olvido y del olvido a la indiferencia. Como sociedad democrática que somos, no podemos permitirnos», añadió.

La titular de Justicia destacó, además, la importancia de las mujeres y el compromiso del Departamento en visibilizarlas: «Tenemos tendencia a hablar de soldados, de represaliados y de personas que murieron en el frente pero poco recordamos el papel de las mujeres en ese momento. Ellas estaban, hacían de enfermeras, cuidaban, sacaban adelante a las familias. Ellas a menudo corrían riesgos para esconder a personas que no fueran detenidas, y a menudo también encararon la retirada y sufrieron el exilio con gente mayor y niños».

Comentarios
Multimedia Diari