Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los barrios periféricos de Reus reclaman conexiones de bus con el centro

La Federació d’Associacions de Veïns pide, además, más seguridad ante los usuarios incívicos que circulan en patinete

| Actualizado a 02 agosto 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR) encuentra que las necesidades vecinales «se solventan a su ritmo por parte del Ayuntamiento». Hasta 34 asociaciones pertenecen a la agrupación «y no se pueden atender todas las reclamaciones a la vez, requiere su tiempo». El presidente de la FAVR, Marcos Massó, destaca la conexión de barrios periféricos con autobús municipal al centro urbano como una de reclamación «antigua y atrasada»: eso le pasa a la urbanización Les Palmeres de la zona de Aigüesverds –a la que Massó representa, también– y la urbanización Blancafort. «Solo pedimos que, al menos, vengan un par de autobuses por la mañana y otro dos por la tarde», insiste, aunque hace poco dijo estar «en conversaciones» con la administración local.

El representante vecinal señala, por otro lado, el incivismo como algo que les «preocupa» y que se produce «recurrentemente» en varias zonas de la ciudad, como en Mas Pellicer. Massó insiste que es «complicado evitar muchos de los actos delictivos», pero que hay que seguir trabajando en ello.

La circulación en patinete es otro tema que crea «inseguridad» en «muchas» partes de la capital del Baix Camp. «Hay comportamientos irrepestuosos y por muchas campañas que se lleven a cabo, hasta que no se multe por una cantidad alta a alguien repetidamente, nos se detendrán», lamenta el presidente de la FAVR.

Massó hace balance a propósito de la diagnosis del movimiento vecinal de la concejalía de Relacions Cíviques, que ha cumplido un año y un mes de su realización. La participación del 86,84% de la ciudad, es decir, 33 asociaciones vecinales (AV), ayudó a articular las líneas de trabajo de la cartera municipal.

Uno de los datos más relevantes del estudio, expuso en junio del año pasado la concejala Montserrat Caelles, fue que el 53% de las AV interpeladas necesitaba un refuerzo de los equipamientos básicos. «Desde la presentación de la diagnosis y tras una jornada de trabajo y reflexión con las AV, marcamos objetivos para trabajar en el futuro y de forma consensuada», repasa Caelles, quien pone en valor la importancia de visibilizar y empoderar a las asociaciones, haciendo que sean «más autónomas». Obtener una sede para «muchas» entidades vecinales era una necesidad por satisfacer y hasta el momento, la AV Monestir, la AV del barrio Gaudí con su módulo, la AV Santuari, la AV Mas Magrané, la AV El Roserar de Mas Iglesias y Xalets Quintana (con una sede ubicada en el Centre Social El Roser) han conseguido local nuevo para actividades y reuniones de junta.

Entidades que tendrán sede en un futuro próximo

Relacions Cíviques estudia ahora el impulso de las sedes vecinales de las AV Harmonia del Carme, Cultura de la Pau y Pelayo. Desde la concejalía aportan que, en el caso de la AV Pelayo, la situación geográfica «dificulta» encontrar el espacio «adecuado», aunque «se está trabajando». La AV Cultura de la Pau cuenta por el momento con un espacio en el Centre Cívic (CC) Ponent y la AV Harmonia del Carme puede utilizar, «puntualmente», el CC del Carme, con un local propio «más pequeño» como oficina además.

Desde Relacions Cíviques, apuntan que para colaborar en dar apoyo económico y mantener los locales de las AV «hace falta» que estas presenten un proyecto que «acredite de forma fidedigna» la necesidad de disponer de un espacio propio. De hecho, una decena de AV usan un espacio en los centros cívicos de la ciudad, una docena tiene un local de titularidad municipal y ocho agrupaciones tienen locales con apoyo económico mediante subvención.

La concejala Caelles expone que además de visibilizar las AV también han trabajado en crear redes de colaboración con el Ayuntamiento y otras entidades y han aumentado sus fuentes de financiación y de recursos. En este sentido, han creado, entre otras iniciativas, nuevas bases de subvenciones, un servicio de asesoramiento con el fin de aumentar el nombre de socios y un banco de recursos para las asociaciones formado por: cinco generadores (de los Pressupostos Participatius), cinco altavoces portátiles, dos proyectores, tres carpas plegables, 13 ordenadores completos con impresora láser, siete tablets y 34 mesas plegables.

La formación es otro frente por el que apuesta la concejalía. Caelles comenta que atienden a las AV, cada una de ellas «con funcionamientos diferentes» y que a causa de la rapidez y la transformación de la sociedad, encuentran «importante» que sus integrantes pidan formarse y, al fin y al cabo, «se reivindiquen, que nos interpelen», dice la edil.

En otro orden de cosas, Massó señala, por su parte, que como federación, hay muchos actos en los que también les gustaría estar un poco «más presentes». Como presidente de la agrupación vecinal solicita que se informe más a sus miembros, al menos «un poco más». La conexión entre Ayuntamiento y FAVR, dice Massó, «ya es muy directa», pero «nos gustaría recibir más información de los actos que realizan desde el Ayuntamiento». Ganar presencia es la voluntad de la federación vecinal, aunque «somos conscientes» de que hay muchas solicitudes vecinales, recalca.

Comentarios
Multimedia Diari