Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Los pasos de Semana Santa de Reus se refugian en una nave del polígono Granja Vila

    El Ecce Homo y Pere nega Jesús han sido los primeros en dejar la calle Castellvell. El Centre Cívic Gregal empezará las obras este 2022. Las cofradías quieren un centro de interpretación

    03 mayo 2022 16:27 | Actualizado a 03 mayo 2022 16:30
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    El Ecce Homo, de la Confraria dels Sants Just i Pastor, y Pere nega Jesús, de la Confraria de Sant Pere Apòstol, ya descansan en una nave industrial del polígono Granja Vila. El Ayuntamiento la ha habilitado para que albergue los pasos de Semana Santa, que dejan así libre el actual espacio de la calle de Castellvell donde se levantará el futuro Centre Cívic Gregal.

    Estos dos misterios, los dos únicos firmados por el escultor Joan Rebull y los de mayor altura, se trasladaron el domingo. La operación, tal como detalla al Diari Marià Gil, cofrade mayor de la Confraria dels Sants Just i Pastor, duró alrededor de 45 minutos, con el apoyo de la Guàrdia Urbana y supervisado por la Agrupació d’Associacions de Setmana Santa de Reus. «Para que entraran por la puerta de la nueva nave, a los pasos hubo que desinflarles las ruedas» y próximamente «Brigades tienen previsto llevar a cabo alguna pequeña intervención en el acceso para ampliarlo y que no sea necesario deshinchar cada vez».

    El presidente de la Agrupació d’Associacions de Setmana Santa de Reus, Josep Domene, añade que «en principio, lo que hemos hecho es empezar con estos dos pasos y, de manera paulatina, a lo largo de esta semana, iremos llevando el resto». En total, tal como concreta a este rotativo, serán «18 pasos, todos los que estaban en la calle de Castellvell», los que irán a Granja Vila. Domene recuerda que donde se alojaban hasta ahora «había bastantes humedades, el sitio no estaba demasiado bien y eso no era bueno para las imágenes, para la policromía... Las tallas de madera sufrían».

    Por eso, el cambio de almacén se entiende como positivo en el sentido de que «en cuanto a instalaciones, vamos a estar mejor». Además, «teníamos que ir a otro sitio para que allí se construya el Centre Cívic proyectado». En el pleno de noviembre, a preguntas del PSC, el concejal de Cultura, Daniel Recasens – la responsable de Participació, Montserrat Flores, estaba de baja– avanzó que en la nueva nave «se han ejecutado obras de adecuación para que los pasos se encuentren en perfecto estado» y que «el espacio tendrá alarma, las entidades tendrán su propio código intrasferible, las llaves serán de seguridad para que no se pueda hacer copias y habrá puertas de seguridad, además de sistema contra incendios». En cuanto a los inicios de esta particular mudanza hacia Granja Vila, Domene precisa que «no ha habido problema, la entrada se ha podido resolver con las ruedas y hemos contado con el apoyo de la policía local».

    Exhibir el patrimonio en el núcleo

    Pero ya es sabido que la Semana Santa reusense persigue también otro objetivo: «Nuestra idea siempre ha sido que todo el patrimonio tan rico esté en un lugar cerca del núcleo, que sea visitable, y queremos que así sea en un momento no muy lejano, que localicemos un sitio habilitado para dar a conocer los pasos y contar con un museo o un centro de interpretación». En este aspecto, Domene recuerda que «como entidades, sí que tenemos este anhelo y siempre estamos intentando hallar un lugar», aunque «hay cuestiones de financiación y ubicación» que habrá que salvar. «Trabajamos en ello y desde el Ayuntamiento nos han dicho que si se llega a encontrar un espacio que se pueda potenciar también se hablará», concluye.

    Justo esa es la línea en la que avanzan algunas de las cofradías, como precisamente la de los Sants Just i Pastor, que hace pocos días se animó a exponer el paso en su sede canónica, la Prioral de Sant Pere, y está en «conversaciones avanzadas» para tener una ubicación espiritual que se podría fijar en la Capella dels Dolors.

    Consultada sobre el traslado, la concejala Flores especifica que «una de las etapas que había que completar para sacar adelante el Centre Cívic Gregal era canalizar el uso que se hacía del edificio por parte de las cofradías y se ha iniciado el traslado largamente trabajado a un espacio adecuado, y se va a hacer poco a poco».◄Desde el Ayuntamiento, «celebramos haber encontrado el lugar y hacer el traslado siguiendo las necesidades de las cofradías propietarias de los pasos».

    Por primera vez, el alojamiento de los pasos se enmarca en un convenio que recoge las obligaciones del Ayuntamiento y de las entidades que almacenarán los misterios, tanto las que forman parte de la Agrupació d’Associacions de Setmana Santa como las que firmarán individualmente. Flores valora que «se trata de otra mejora porque algunas de las cofradías tienen muchos siglos de historia y, hasta ahora, partíamos del buen entendimiento pero ahora hay un acuerdo que representa una tranquilidad». En cuanto a las pretensiones de la Agrupació de disponer de un museo, la concejala concreta que «un museo es un equipamiento complejo con un equipo técnico» y que «lo que se venía pidiendo era un almacén en condiciones que ahora estará; casi no hay museos de Semana Santa y no forma parte de los planes».

    En cuanto quede del todo vacío de pasos, al antiguo almacén de vinos del Palau Boule le esperan «trabajos previos para analizar la situación del edificio, y por eso era importante poder entrar en él pronto para realizar trabajos técnicos. Por otra parte, continúa la tramitación del proyecto, con la modificación de algunos detalles, y en los próximos meses empezarán las obras; ya no era posible esperar más».

    La previsión es que la construcción del Centre Cívic Gregal comience este 2022, aunque «queda un camino largo de obras porque es un equipamiento complejo, sigue la línea de los centros cívicos pero tiene un punto más de usabilidad, tendrá espacios que se podrán emplear de forma autónoma y tiene una parte tecnológica». El nuevo Centre Cívic prestará servicio al ámbito comprendido entre el barrio Niloga, la calle Ample, la calle Castellvell, el Parc de Sant Jordi, la plaza de la Llibertat y la zona de la calle de Doctor Robert así como las calles adyacentes. El proyecto generará una nueva plaza en la esquina de las calles de Castellvell y Gaudí, con una pérgola urbana que acabará de formar la fachada del equipamiento.

    Comentarios
    Multimedia Diari