Proyecto Emma, solidaridad a favor de la investigación

Ebre. La iniciativa está a las puertas de lograr los 150.000 € para seguir estudiando la enfermedad

Sílvia Fornós

Whatsapp
Miembros del grupo de investigación en Patología Oncológica y Bioinformática (HTVC). FOTO: CEDIDA

Miembros del grupo de investigación en Patología Oncológica y Bioinformática (HTVC). FOTO: CEDIDA

Hoy se celebrará la Gala Solidaria del Proyecto Emma en el Auditori Felip Pedrell de Tortosa (19 h). El acto pretende convertirse en un reconocimiento público a todas aquellas personas que han contribuido a hacer realidad la campaña, que es una iniciativa de la Fundación Dr. Ferran e impulsada por el grupo de investigación en patología oncológica y bioinformática de la Gerencia Territorial de las Terres de l’Ebre del Institut Català de la Salut. «Emprendimos el proyecto a principios de 2020, pero con el confinamiento tuvimos que esperar a septiembre del mismo año para arrancar la campaña en sí. Ahora, ya estamos a las puertas de alcanzar el objetivo económico que nos habíamos propuesto, 150.000 euros», explica el coordinador de investigación territorial del ICS en las Terres de l’Ebre, Carlos López.

Él mismo se muestra conmovido por todo lo que ha logrado el Proyecto Emma. «Tiene mucho mérito llegar hasta donde hemos llegado con el apoyo de la sociedad del territorio», firma Carlos Sánchez. Gracias a ello, el objetivo de la campaña será una realidad. «Continuaremos con el estudio de la respuesta inmune de los ganglios axilares en pacientes con cáncer de mama, es decir, de las defensas de nuestro cuerpo a los ganglios linfáticos de la axila», explica Carlos López. Él mismo asegura que «hay muy pocos estudios a nivel mundial enfocados en este aspecto, ya que la mayoría están centrados en investigar la respuesta inmune al tumor primario, es decir, al tumor de la mama y cómo afecta y/o se relaciona en base a la evolución de las pacientes». En esta misma línea, dice el investigador, «los pocos estudios realizados se centran en comparar ganglios que tienen metástasis con ganglios sin metástasis, y analizar si la respuesta inmune entre ambos es diferente».

Por esta razón el Proyecto Emma quiere ir un paso más allá: «Nos centramos en los ganglios que no están afectados comparándolos entre diferentes grupos de pacientes, es decir, queremos dar nombres y apellidos a las células inmunes porque queremos ser más específicos y conocer qué papel tiene la respuesta inmune a estos ganglios en la evolución de las pacientes, la supervivencia, la recaída, etc.». En cuanto al papel del sistema inmune, dice el especialista, «desde hace años se sabe que las células inmunes nos defienden de virus, bacterias y otras agresiones externas, es decir, las células inmunes son un mecanismo de vigilancia, en tanto que cuando detectan que una célula no funciona correctamente son capaces de eliminarla. Pero a veces este mecanismo de defensa falla, dando lugar a células anormales que se dividen de forma exagerada y propician la aparición de un tumor».

Carlos López recuerda que «uno de los tratamientos más novedosos es la inmunoterapia, es decir, utilizar las defensas naturales del cuerpo para combatir el cáncer, siendo una de las promesas para curar a los pacientes». Hasta entonces, queda mucho camino por recorrer porque –dice él mismo– «la investigación es como entrar a oscuras en una habitación donde hay muchas piezas de un puzzle, y aunque puedan parecer inconexas cuantas más piezas tengas, la visión será más global a la hora de combatir el cáncer».

Temas

Comentarios

Lea También