14-F: elecciones contra la pandemia de la abstención

¿Datos Preprocés? La participación podría bajar a números de 2010 pese a que los comicios llegan en el mejor momento de la Covid de 2021

| Actualizado a 14 febrero 2021 06:17
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Ha llegado el gran día. Después de la campaña más extraña desde la restauración de la democracia, Catalunya afronta las elecciones con más dudas de su historia reciente. Son los comicios del coronavirus.

El polémico 14-F llega, además, en plenas restricciones por la tercera ola de la Covid-19, con confinamiento comarcal, limitaciones comerciales y con la incógnita de las mesas que se podrán constituir por el miedo a los posibles contagios. A todo ello, hay que sumar la predicción de lluvia anunciada para hoy. ¿La tormenta perfecta para la pandemia de la abstención? Todo parece indicar que, tras una década, la participación podría hundirse a números preprocés. En 2010 votó el 58% de los electores, por el 56% de 2006. A años vista del 79% de 2017.

Pese a todo ello, lo cierto es que la cita con las urnas se afronta, epidemiológicamente hablando, en el mejor momento de 2021. En Tarragona, la campaña electoral se inició el pasado 28 de enero con un índice de riesgo de 886 puntos y con una velocidad de propagación (RT) de 1,03. El viernes, en el último día en el que se podía pedir el voto, los registros eran considerablemente inferiores: 268 y una RT de 0,65. Además, a nivel provincial, se han vacunado con la segunda dosis un total de 15.238 personas, lo que significa un 1,9% de la población total de 795.000 personas.

Química y Ebre, presentes

Con todo este contexto, el Diari reunió ayer por la mañana a los ocho candidatos por Tarragona de los partidos que tienen representación en el Parlament de Catalunya: Matías Alonso (Cs), Raquel Sans (ERC), Albert Batet (Junts), Marc Arza (PDeCAT), Rosa Maria Ibarra (PSC), Jordi Jordan (ECP), Inma Rodríguez (PP) y Laia Estrada (CUP), que el pasado jueves participó, contra todo pronóstico, en el debate de candidatos a la Generalitat que organizó La Sexta en prime time.

Durante los 15 días de campaña, en Tarragona han estado muy presentes temas como el proyecto de Hard Rock, las inversiones pendientes en los hospitales Joan XXIII y el Verge de la Cinta, el futuro de la industria química o la regresión del Delta de l’Ebre, con la voz reivindicativa del candidato de En Comú Podem y concejal del Ayuntamiento de Tortosa, Jordi Jordan, quien exige que el Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre «deben dejar de ser el patio de atrás de Barcelona».

Sobre el futuro complejo que debe implantarse junto a PortAventura, ahora paralizado por la crisis del coronavirus, ha quedado claro en las entrevistas que ha publicado el Diari que tres son las formaciones que más fervientemente defienden la viabilidad del proyecto: Junts per Catalunya, PSC y PDeCAT. «Será un revulsivo como lo fue PortAventura», indica Albert Batet (Junts), mientras que Marc Arza (PDeCAT) ya avanza que el proyecto «será una línea roja para apoyar, o no, el futuro Govern». Rosa Maria Ibarra (PSC) tiene claro que «desestacionalizará el turismo», si bien critica que el ejecutivo de Junts y Esquerra «no lo ha impulsado como era necesario». Por su parte, ERC, Ciutadans y PP lo analizan con más frialdad –especialmente por la «falta de transparencia», según denunció Inma Rodríguez (PP)–, mientras que se expresan rotundamente en contra la CUP y En Comú Podem. «¿Hay 120 millones para Hard Rock y no 1,5 para los sensores químicos?», criticó la cupaire Laia Estrada sobre la gestión del ejecutivo autonómico.

Vetos cruzados

El encuentro de ayer a instancias de este periódico se llevó a cabo en la pasarela que une el Balcó del Mediterrani con el Passeig Marítim del Miracle, donde los cabezas de lista departieron sobre las sensaciones que les dejan las dos semanas de actos, debates, polémicas... y los sondeos, que sitúan a PSC, ERC y Junts en cabeza, pero con la incógnita de la futura gobernabilidad por los vetos cruzados entre PDeCAT y CUP en el bloque soberanista, y entre los independentistas y el PSC.

«No pactaremos con los socialistas», reivindica Raquel Sans (ERC), mientras que Ibarra (PSC) se muestra partidaria de acordar un ejecutivo «a lo Sánchez o Colau» o, lo que es lo mismo, con los Comuns. Pese a ello, Jordi Jordan (ECP) tiene claro que su apuesta será «un gobierno amplio» con PSC y ERC, dejando fuera «a la derecha que significa Junts». En la conversación con el Diari, Marc Arza (PDeCAT) desveló que, pese a las críticas a la gestión de Junts y ERC, la formación heredera de la antigua Convergència apostará por un acuerdo entre las tres formaciones en caso de tener representación, mientras que la CUP exige «iniciar un nuevo ciclo», y Albert Batet pide acabar con el «pim, pam, pum» con Esquerra.

En el bloque constitucionalista, Matías Alonso (Cs) teme que los socialistas, tras los comicios, tengan tentaciones de acercarse a ERC, mientras que Inma Rodríguez (PP) duda sobre «las garantías» que ofrece el PSC «para garantizar el constitucionalismo». El PSC de Illa solo convence, de momento, a los Comuns. La incógnita será si hay deshielo con el resto de formaciones tras el 14F.

Comentarios
Multimedia Diari