Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

36 días que cambiaron las vidas de Laura y Joan

Detenidos durante las protestas por la sentencia del Procés, han pasado más de un mes en prisión preventiva y este viernes han salido en libertad provisional con el apoyo de sus seres queridos

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Joan Tortosa y Laura Solé, recibidos con abrazos a su salida de Mas d'Enric. Foto: Alba Mariné

Joan Tortosa y Laura Solé, recibidos con abrazos a su salida de Mas d'Enric. Foto: Alba Mariné

36 días y noches en prisión preventiva. Laura Solé y Joan Tortosa ya están en libertad provisional. Este viernes dejaron atrás los barrotes tras un duro periplo en la cárcel de Mas d’Enric. Fueron detenidos durante los altercados que marcaron la semana postsentencia del Procés. Con, su proceso jurídico aún en el aire, regresan a la calle.

Más de un centenar de personas esperaban este viernes por la tarde a las puertas del centro penitenciario para recibirles con los brazos abiertos. Laura y Joan se abrazaron con familiares y amigos entre vítores y aplausos, nada más salir de prisión.

El calvario para ella empezó el 17 de octubre, la tercera noche de protestas. Laura, vecina del Serrallo de toda la vida aunque en los últimos años su familia ha vivido en Vistabella, fue sorprendida por un grupo de encapuchados con porras extensibles. Policías infiltrados. La detuvieron en un momento de tensión que requirió la intervención de los antidisturbios. Justo antes de subir al furgón policial, ante numerosos medios Laura pedía: «Denuncieu-ho si us plau». Fue la última vez que se la vio en la calle hasta este viernes.

Esa misma noche la policía, realizó más detenciones persiguiendo a jóvenes por toda la ciudad. Otro de los arrestados fue Joan, a quien sus amigos llaman Pep, vecino del Pont d’Armentera. En una de las caminatas independentistas hasta Mas d’Enric, su padre se emocionó de agradecimiento por el apoyo recibido. 

En este tiempo, madres y padres se han concentrado en contra de la «criminalización de jóvenes». En manifestaciones se han coreado sus nombres. Han sido símbolos de un conflicto que va más allá de sus posibilidades individuales. 

Tras la salida de prisión a David Solé el 14 de noviembre, los tres tarraconenses detenidos durante los altercados ya están en libertad provisional. Han sido reivindicados en una lista de más de cuarenta nombres como «presos políticos». Sin duda, 36 días que han cambiado sus vidas.    

Temas

Comentarios

Lea También