Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto un hombre que se masturbó en la Rambla delante de menores

El procesado sufre un trastorno bipolar y fue sorprendido en plena acción por una patrulla de los Mossos d’Esquadra
Whatsapp
Los hechos ocurrieron en un banco delante del colegio Teresianes. Foto: pere ferré

Los hechos ocurrieron en un banco delante del colegio Teresianes. Foto: pere ferré

Un hombre que se masturbó delante de menores en plena Rambla Nova de Tarragona ha sido finalmente absuelto por la Audiencia Provincial de Tarragona porque ninguno de los menores vio al acusado en plena acción. Inicialmente, el Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona lo había sentenciado a cuatro meses de prisión por un delito de exhibicionismo. Se le imponía como medida de internamiento para tratamiento médico en un establecimiento adecuado al tipo de anomalía o alteración psíquica que padece durante los cuatro meses. Y ello porque el procesado sufre un trastorno bipolar. En el momento de los hechos se encontraba en situación de pérdida significativa de entendimiento y consciencia. 

El individuo fue condenado inicialmente a cuatro meses de prisión

La sentencia recoge que el acusado, a las tres menos cuarto de la tarde del 21 de octubre de 2014, «con el propósito de satisfacer su libido sexual», se sentó en el banco situado en la Rambla Nova, delante del colegio de las Teresianes. Se masturbó ante los menores que en aquel momento accedían al colegio. Igualmente, minutos después, con el mismo ánimo, se sentó en otro banco, siendo sorprendido por los Mossos d’Esquadra en la misma actitud.

Actos obscenos

El delito de exhibicionismo se castiga cuando los actos obscenos se realizan ante menores de edad o personas incapaces. Pero además exige «el conocimiento y la voluntad por parte del autor o autores de que los menores observen conductas, que deben ser obscenas». Durante el juicio declaró una madre. Dijo que sus dos hijos –de dos y cuatro años– no vieron nada. Otra señaló que «en un banco cercano al colegio había un señor mayor tocándose su miembro y masturbándose. Estaba a unos 50 metros». Añadió que sus hijos tampoco vieron nada. Otra trabajadora del centro escolar señaló que ni tan siquiera vio al acusado.

Temas

Comentarios

Lea También