Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Acaba la primera fase de pruebas en la variante ferroviaria de la costa

Aún falta la formación de los maquinistas para que pueda ponerse en funcionamiento

Núria Riu

Whatsapp
Un convoy de pruebas en el nuevo trazado de la variante de la costa, a la altura de la nueva estación de Cambrils.  FOTO: Alba Mariné

Un convoy de pruebas en el nuevo trazado de la variante de la costa, a la altura de la nueva estación de Cambrils. FOTO: Alba Mariné

La cuenta atrás para la entrada en funcionamiento del nuevo tramo ferroviario entre Vandellòs y la estación del AVE La Secuita está en marcha. La parte de obras, a excepción de los trabajos que se están acabando en las estaciones, ya finalizó. Ahora falta culminar el periodo de pruebas para que este cuello de botella entre València y Tarragona desaparezca definitivamente. 

El coordinador del Corredor del Mediterrani, Josep Vicent Boira, despertó expectación esta semana. «Gran noticia para el Corredor Mediterráneo: concluida fase de pruebas del sistema de seguridad ERTMS Nivel 1 en la variante de Vandellòs-Tarragona», publicó en su cuenta de Twitter.

Son los tests que se han realizado en los últimos tres meses sobre el terreno –con convoyes Renfe de las series 120 y 130–, que ahora han acabado para dar pie al inicio de la siguiente etapa. Y es que, según explicó el ente gestor de infraestructuras Adif, el control se ha hecho en los treinta kilómetros de línea convencional (ancho ibérico) desde Vandellòs al cambiador de ancho, ubicado en el sur del aeropuerto de Reus.

Una vez finalizada esta fase, los convoyes de pruebas empezarán a circular también por el tramo de ancho internacional, es decir, los últimos kilómetros que quedan desde el intercambiador a la estación del AVE Camp de Tarragona, además del enlace con la línea del AVE Madrid-Barcelona. Adif explicó que esta operación empezará en las «próximas semanas». 

Sin embargo, que se acaben los tests con los convoyes de prueba en el terreno no significa que la vía ya pueda entrar en funcionamiento. El nuevo trazado aún debe someterse a una fase de evaluación de los registros y de fiabilidad que deberá certificar que todo va según lo previsto. En última instancia los maquinistas de la empresa Renfe recibirán la formación para que puedan conocer el nuevo itinerario antes de iniciarse la explotación comercial de la nueva línea. 

En último lugar van a hacerse simulaciones, para que, si todo sale según lo previsto, la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria pueda hacer la homologación de la nueva infraestructura, antes de su puesta en funcionamiento.

«La seguridad es lo primero y después será el Ministerio de Fomento el que anunciará la entrada en marcha, en función de lo que dictamine la Agencia», argumentaron fuentes de Adif.

Se trata de una esperada noticia, después de que hace casi veinte años desde que empezó a hablarse del desdoblamiento de este tramo de vía. Esto acercará la segunda y tercera ciudades de España (Barcelona y València), que verán como se reduce treinta minutos el tiempo de desplazamiento. 

La entrada en servicio de este nuevo trazado de poco más de treinta kilómetros cambiará sustancialmente la configuración del mapa ferroviario del Camp de Tarragona. Los Talgo y Euromed dejarán de pasar por la estación urbana de Tarragona. Además, dejará de ser operativa la línea que discurre junto a la línea de la costa, entre Vandellòs y PortAventura. 

Adif anunció a finales del mes de julio que iniciaba los estudios sobre el efecto barrera que genera esta vía, para cuando empiece a desmantelarse, según la reivindicación de los alcaldes de Salou, Cambrils, Vandellòs y l’Hospitalet de l’Infant y Mont-roig del Camp. Pese a ello, hace unas semanas el Parlament avaló salvar esta infraestructura.
 

Temas

Comentarios

Lea También