Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alerta: faltan médicos en los hospitales y los CAP de Tarragona

El ICS pone en marcha algunas medidas para evitar esta fuga, como por ejemplo, mejorar la política de contratación y tener más en cuenta la opinión de los profesionales

Carla Pomerol

Whatsapp
Imagen de archivo del año 2011, cuando los médicos se reivindicaban contra los recortes. FOTO: Pere Ferré

Imagen de archivo del año 2011, cuando los médicos se reivindicaban contra los recortes. FOTO: Pere Ferré

Faltan médicos en Tarragona. Así lo aseguran los sindicatos sanitarios y los mismos profesionales, que ven como esta falta de personal se traduce directamente en una sobrecarga de trabajo y en un aumento del número de visitas.

El paciente también se ve perjudicado con las largas listas de espera a la hora de acudir a un especialista. La situación, según aseguran, empieza a ser preocupante. Desde algunos hospitales, como por ejemplo, el Joan XXIII, se están llevando a cabo medidas importantes, como por ejemplo, una mejoría en los contratos.

La marcha de los médicos a otros países o comunidades autónomas es un problema que afecta a toda Catalunya, pero según fuentes del sindicato Metges de Catalunya, «en Tarragona y las Terres de l’Ebre el problema se intensifica, ya que los profesionales catalanes prefieren trabajar en grandes hospitales, como la Vall d’Hebron o Bellvitge, en lugar de ejercer en el Joan XXIII o en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, que también está sufriendo la fuga de médicos».

Las principales causas de esta marcha de personal tienen que ver con la precarización del trabajo y con las retribuciones, «que están por debajo de la media europea», según explican desde Metges de Catalunya. Otra de las razones es la poca consideración del profesional a la hora de planificar las líneas de actuación. «En otros países se toma más en cuenta la opinión de los profesionales», asegura un representante del sindicato.

Los médicos que más emigran a otros lugares en busca de mejores condiciones de trabajo tienen entre 31 y 35 años y, en mayor parte, son los médicos de familia, los anestesiólogos y los oftalmólogos, entre otros. Los principales destinos europeos son Reino Unido, Francia, Irlanda y Alemania y, fuera de la Unión Europea, Estados Unidos, Emiratos Árabes y Canadá.

Mejor política de contratación

La causa principal de la fuga de médicos es la poca estabilidad y continuidad del trabajo, lo que provoca angustia entre los profesionales. Existen dos tipos de médicos: los residentes –que están en período de formarse en su especialidad–, y los que ya se han especializado y, normalmente, están en condición de interinos –ocupando un puesto de trabajo hasta que sale la plaza definitiva–.

«Los que estudian aquí y se forman aquí, cuando encuentran la oportunidad de irse, lo hacen», asegura un representante de Metges de Catalunya, quien añade que «formamos médicos que ocupan una plaza en la universidad y en los hospitales y luego se marchan. No nos sale rentable». Sin ir más lejos, en junio del año 2017, cuatro médicos de urgencias y dos anestesistas que acabaron su residencia en el Joan XXIII, decidieron irse al Hospital Santa Tecla.

Los gerentes de algunos hospitales de la región se han dado cuenta de la situación y han decidido poner en marcha medidas para evitar la fuga de médicos. En el Joan XXIII, la política de contratación de médicos ha mejorado desde finales del 2016. El hospital explica que «primero se hace un contrato eventual de seis meses. Pasado este período, si todo es correcto, se le ofrece la interinidad, lo que significa que se pasa a contratar al médico todo el año y a 40 horas semanales. En época de recortes, los contratos eran de 20 horas». 

Según los profesionales, la situación se convertirá en un problema grave en un período de entre diez y quince años, cuando el 60% de la plantilla actual se jubile. «Los responsables deben planificar muy bien el futuro, sino hay recambios, la sanidad catalana caerá en picado», aseguran desde el sindicato Metges de Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También