Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Anna Pallero: 'El inglés ha de estar en el día a día'

Esta alumna de segundo de Bachillerato del Col·legi Lestonnac-L´Ensenyança de Tarragona ha quedado la primera clasificada de toda Catalunya en el concurso escolar de inglés ´The Fonix´
Whatsapp
Anna Pallero pasará dos semanas en Irlanda como premio por el concurso que ha ganado. Foto: Alba Mariné

Anna Pallero pasará dos semanas en Irlanda como premio por el concurso que ha ganado. Foto: Alba Mariné

«Para aprender inglés no basta con conocer la gramática y el vocabulario ni con ir a una academia dos horas a la semana, sino que además de eso es muy importante que este idioma esté presente en tu vida cotidiana, en los libros que lees, en las películas y series que ves, incluso en algunas conversaciones –cada vez hay más oportunidades de quedar con gente para tomar un café y practicar el inglés en Tarragona–. Hablar, escuchar y practicar es fundamental para dominar un idioma».

Quien realiza esta recomendación es Anna Pallero, una joven de Tarragona de 17 años que sabe muy bien lo que dice. De hecho, ella lo ha vivido. «Desde pequeña mis padres me ponían las películas y las series en inglés. También cuando jugaba con videojuegos lo hacía en este idioma. Y mi madre y yo teníamos un día de la semana asignado en el que lo hablábamos todo en inglés. Es una muy buena forma de aprender», dice.

A tenor de los resultados, hay que convenir en que le asiste la razón. Y es que esta alumna de segundo de Bachillerato de la rama de ciencias del colegio Lestonnac-L’Ensenyança acaba de ganar el primer premio correspondiente a la máxima categoría del VIII concurso interescolar The Fonix.

Se trata de un certamen organizado por International House y la Fundación L’Esplai con el apoyo de la Secretaría General de Políticas Educativas del Departamento de Enseñanza de la Generalitat que pretende estimular y motivar el aprendizaje del inglés en los centros educativos de Catalunya con una serie de pruebas de vocabulario, comprensión lectora y expresión escrita.

Ganar el concurso no resultó fácil. Anna se sometió primero a un examen de inglés en su escuela, donde obtuvo la mejor nota, lo que le dio derecho a acceder a la fase provincial, que consistía en otro examen, esta vez en las instalaciones de la URV. Los tres mejores accedieron a la gran final de Catalunya, donde se dieron cita 122 participantes. Y allí la tarraconense Anna Pallero se alzó victoriosa.

 

Quiere ser psicóloga

Pese a su juventud, Anna tiene muy claro lo que quiere. En septiembre, selectividad mediante, ingresará en la Universidad Autónoma de Barcelona para estudiar Psicología clínica, siguiendo los pasos de su padre, Rafael Pallero, psicólogo también.

Luego, como les sucede a tantos jóvenes preparados en este país, le gustaría irse «a trabajar y a vivir fuera, a Londres. Tarragona me gusta mucho y aquí hay gente que lo vale todo, pero Gran Bretaña me atrae mucho, es un país que apuesta de otra forma mucho más decidida por la cultura, el teatro… Es otra vida. Aquí pareciera que solo importa el fútbol», protesta.

Y admite que «a mis padres eso de que me vaya a vivir a Londres ya no les hace tanta gracia, pues quisieran tenerme a su lado, pero me apoyan y quieren que sea feliz».

Anna ya sabe lo que es pasar una temporada en el extranjero. «Cuando tenía 14 años estuve un mes en casa de una familia en Irlanda, aunque era más pequeña y, como nunca había salido de casa sola, la experiencia fue muy dura. A menudo llamaba a casa llorando para que me fueran a buscar», recuerda con una sonrisa.

Precisamente ahora tendrá la oportunidad de repetir aquella estancia, pues el premio que ha ganado incluye pasar dos semanas en Belfast, Irlanda, en una residencia de estudiantes con gente de todo el mundo, haciendo un curso de inglés. «Ahora será diferente; soy más grande y seguro que resulta una experiencia enriquecedora y maravillosa», dice.

La imagen de Anna dista mucho de la de la típica empollona; de hecho, reconoce que «soy un poco de esas estudiantes que lo dejan todo para el último día», aunque no tiene problemas con las notas.

Respecto al inglés, lamenta que «en la escuela la mayoría de los alumnos van más a aprobar que a aprender», lo que achaca a que «es normal cuando tienes que sacar otras nueve asignaturas». También se queja amargamente del bajo nivel de inglés que demuestran nuestros representantes: «Me choca que un presidente de una nación no sepa hablar en inglés. Esto deja mucho que desear y proyecta una imagen lamentable del país al que representa».

Y se congratula de que los jóvenes de su generación «están convencidos, en su gran mayoría, de la importancia que tiene hablar inglés». Anna lo sabe, y ya comienza a recoger los frutos de su esfuerzo.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También