Más de Tarragona

Tarragona URBANISMO

Ayuntamiento y Estado negocian reabrir la plataforma del Miracle de Tarragona

El gobierno central ya estudia el anteproyecto del ayuntamiento para remodelar el emplazamiento

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de este viernes de la polémica construcción situada en la Punta del Miracle. FOTO: Lluís Milián

Imagen de este viernes de la polémica construcción situada en la Punta del Miracle. FOTO: Lluís Milián

El Ayuntamiento de Tarragona y la Subdelegación del Gobierno Central ya han iniciado las negociaciones para volver a abrir al público la plataforma del Miracle, un espacio que está cerrado desde julio de 2013 por falta de mantenimiento. Según ha podido saber el Diari, ambas administraciones ya han mantenido varias reuniones para encontrar una salida al emplazamiento, que se encuentra sin ningún uso desde hace más de mil días.

Así lo han confirmado a este periódico fuentes de ambas corporaciones, las cuales indican que la voluntad es la reformar la instalación y dotarla de un aire más dulce para destinarla, en gran parte, a la restauración. De esta forma, ambas partes descartan definitivamente la posibilidad de desmontar el equipamiento que fue inaugurado en el año 2001 por el entonces ministro de Medio Ambiente –Jaume Matas (PP)–. De hecho, la propuesta para derribar el espacio se aprobó, por unanimidad, en el pleno municipal del 19 de diciembre de 2014, pero ahora todo parece indicar que esa moción –presentada por el PSC– no se ejecutará por estricto deseo del concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà (PSC).

Obras este mismo año

De momento, los técnicos municipales ya han elaborado un primer anteproyecto, que valora las actuaciones a realizar en unos 600.000 euros. Éstas se centrarán en la renovación del pavimento existente, que según afirma Milà «había provocado muchos problemas». Asimismo, la idea municipal es la de convertir el emplazamiento en un espacio dedicado a la restauración, por lo que se habilitará el espacio para concesionarlo en su parte superior. Este futuro uso hostelero se complementará con el deseo expresado hace pocas semanas por parte del alcalde Josep Fèlix Ballesteros (PSC) para abrir de nuevo el antiguo restaurante ubicado en el interior del monumento del Fortí de la Reina, por lo que a medio plazo la Punta del Miracle podría convertirse en una zona restauradora de referencia para la ciudad.

Asimismo, también se dotará a la instalación de más zona ajardinada, con la plantación de árboles que permitirán que el luhar no sea «tan duro».

«En la reunión se nos presentó un plano de planta de lo que iban a proponer en la cubierta de esta plataforma. Costas lo está estudiando, si reúne las condiciones técnicas y demás, se dará el visto bueno y podrá tirar adelante» afirman las fuentes consultadas por este periódico de la Subdelegación del Gobierno Central.

Por su parte, Josep Maria Milà tienen claro que se trata de una operación «que puede hacerse a lo largo de este mismo año», ya que a diferencia de lo que se había dicho cuando se cerró al público, la construcción «no se encuentra en mal estado». Pese a ello, el edil socialista afirma que antes de decidir el uso que tendrá «se hará una prueba de peso para contrastar que está bien».

Sólo C's la mantendría

El grupo municipal de Ciutadans es el único partido de la oposición que mantendría la actual plataforma del Miracle para que se conviertiera en un espacio «de referencia para el turismo» según indica su portavoz, Rubén Viñuales. El líder de la formación conservadora considera que la actuación «no debería centrarse sólo en la plataforma, sino que debería centrarse en una acción integral de toda la zona, con el Fortí de Sant Jordi incluido».

Por su parte, Pau Ricomà (ERC) cree que debería darse cumplimiento a la moción que se aprobó en el Saló de Plens y «desmontarla». Pese a ello, el edil soberanista indica «no tener constancia oficial» del anteproyecto redactado por los técnicos municipales.

Albert Abelló (PDECAT) también apostaría por derribar «la fantasmagórica» construcción, ya que «está claro que ha sido una inversión negativa para la ciudad». En este sentido, Abelló insiste en el hecho de que «se trata de una actuación que depende del Estado», a la vez que especifica que dejaría como libre el espacio que se generaría con la desaparición de la polémica plataforma inaugurada en 2001.

La portavoz de la CUP, Laia Estrada, también haría desparecer la construcción «si económica y mediambientalmente fuera posible». De no ser así, la edil anticapitalista la reformaría «para que fuera un espacio más dulce e integrado con el paisaje».

Finalmente, Arga Sentís (ICV) afirma que «el derribo es la mejor opción», ya que se trata de un equipamiento «que no tiene ninguna función ni ayuda a que la playa sea más accesible». La concejal ecosocialista cree que reformarla «sería sólo tunearla un poco. Debería desaparecer».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También