Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

BIC Graphic evitará despedir a matrimonios y a embarazadas

El comité de empresa y la dirección firman un preacuerdo que rebaja a 120 el número de despidos y acepta prejubilaciones

Carla Pomerol

Whatsapp
BIC Graphic evitará despedir a matrimonios y a embarazadas

BIC Graphic evitará despedir a matrimonios y a embarazadas

El comité de empresa de BICGraphic y la dirección de la compañía ya han llegado a un preacuerdo para el Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Ahora falta que los trabajadores ratifiquen el acuerdo en la asamblea prevista  para hoy. Las condiciones pactadas rebajan de 136 a 120 el número de puestos de trabajo afectados por el ERE que la empresa presentó a la planta de Tarragona. Además, el preacuerdo también excluye del ERE algunos colectivos, como por ejemplo, las embarazadas y las familias monoparentales. «Nos queda una sensación mala, porque nuestra intención es que no hubiera ningún despido. Pero, por primera vez, ha existido un acercamiento entre las dos partes y la empresa ha aceptado algunas de las propuestas», explica la presidenta del comité de empresa, Rebeca Morillo.


Este primer preacuerdo se consiguió durante la reunión de la mesa negociadora, celebrada el pasado miércoles, y que duró más de 15 horas. De los cuatro encuentros previstos, ya se han llevado a cabo tres. El día 17 de mayo llegará el último. Según Morillo, «finalmente, han tenido en cuentas nuestras reivindicaciones. En un primer momento, la empresa se mostró inamovible, ahora parece que ha cambiado de estrategia». Por su parte, Manel Molina, delegado sindical de la UGT de BICGraphic, asegura que «no podemos estar contentos porque hay despidos, pero los afectados tendrán unas buenas condiciones económicas».


El preacuerdo del ERE de BICGraphic en la planta de Tarragona ha reducido de 136 a 120 los afectados. «De estos 120 podría haber recolocaciones en BICIBeria, la empresa madre», explica Morillo. Además, el preacuerdo excluye las embarazadas, las familias monoparentales y, en caso de parejas que ambos trabajen en la empresa, solamente se podrá aplicar el ERE en una de las partes. También contempla que se aceptará la voluntariedad de los empleados para reducir el número de afectados. Los trabajadores menores de 55 años afectados por el ERE, tendrán derecho a la indemnización prevista en el Estatuto de los Trabajadores, como despido improcedente, que sería una indemnización de 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades hasta febrero de 2012 y, a partir de esta fecha, 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades. También se abonará un pago único, llamado lineal de fidelización, que los empleados que lleven menos de seis años trabajados en la compañía, cobrarán 2.500 euros brutos, los que lleven de siete a doce, 4.000 euros y los de más de doce, 6.000.


Por otro lado, los trabajadores que tienen entre 55 y 57 años no podrán ser despedidos de manera forzada y los mayores de 58 afectados por el ERE podrán acceder a una situación de prejubilación –con un complemento del 85% del sueldo hasta llegar a la jubilación anticipada involuntaria o hasta los 62 años–. El coste de las prejubilaciones corresponderá, como mínimo, a la indemnización de despidos por causas objetivas –20 días por año trabajado con un mínimo de doce mensualidades–. Además, los trabajadores que continúen en la empresa, desde el 1 de julio hasta el 30 de noviembre, recibirán un plus equivalente a tres días de sueldo bruto por cada mes que trabajen.


Otra de las condiciones que destacan desde el comité de empresa es que BICIberia, –la empresa madre–, estudiará si hay posibilidades de trasladar algunos de los empleados afectados por el ERE, respetando las condiciones y antigüedad de BICGraphic. Además, «en una cláusula del preacuerdo se contempla la posibilidad de readmitir a los empleados despedidos, si, finalmente, los números están equivocados y se necesita más mano de obra», destaca el delegado sindical, Manel Molina.

Comentarios

Lea También