Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros: 'El Ayuntamiento ha dejado de estar bajo la sospecha de pelotazo urbanístico'

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), cumple el próximo sábado diez años desde que ganara sus primeras elecciones municipales

Octavi Saumell

Whatsapp
Josep Fèlix Ballesteros, en el trenet turístic

Josep Fèlix Ballesteros, en el trenet turístic PERE FERRE

– Empezamos el recorrido con el Trenet frente al Hotel Imperial Tarraco. Se encuentra en un estado lamentable.

– Absolutamente. Desde que soy alcalde que intento convencer a la propiedad para que realice una importante inversión, ya que es nuestro buque insignia, la joya de la corona a nivel turístico.

Josep Fèlix Ballesteros
El alcalde, en la Via Augusta antes de la entrevista. Foto: Pere Ferré

– Joan Gaspart no le ha hecho ni caso.

– Lo ha dejado perder, es increíble. De hecho, incluso deteriorado como está, la gente sigue queriendo ir al hotel.

– ¿Ha hablado últimamente con él?

– No, estoy muy enfadado con él. Hace tiempo me dijo que quería hacer una transformación profunda, pero al final sólo pintaron las barandillas. Me sentí engañado, tenía ganas de que cambiara la titularidad.

Josep Fèlix Ballesteros
El alcalde, en el trenet durante la entrevista con el Diari. Foto: Pere Ferré

Estará cerrado para los Juegos de 2018.

– Sí, pero no nos preocupa. Se hará una importante inversión para transformarlo en profundidad.

– Nos aproximamos al Fortí de la Reina. Este fue uno de los primeros ‘marrones’ que se encontró hace una década.

– Sí, éste y el Jaume I. Me consta de que el propietario está hablando para el Govern para abrir una nueva actividad que sea respetuosa con el monumento.

Josep Fèlix Ballesteros
El alcalde, frente al Parc de les Granotes. Foto: Pere Ferré

– Su cierre fue polémico y aún trae cola.

– Sí. No puedo decir que fuera una sentencia injusta, pero sí que hace más daño que bien. Los que instaron a cerrarlo deberían hacer una profunda reflexión.

– ¿Debe ser un restaurante?

– Nos gustaría, pero debe respetar el monumento.

– Estamos debajo de la Plataforma del Miracle, que está cerrada desde 2013.

– Es un mamotreto. Yo quería derribarla, pero Josep Maria Milà me ha convencido para reformarla. Deben mejorarse los acceso y poner algún chiringuito en la parte superior que mejore sus servicios y no moleste a los vecinos.

Ballesteros, Fernández y Prats
Imagen de los artífices del actual pacto de gobierno. Foto: Pere Ferré

– ¿Quién lo pagará?

– A medias. El mantenimiento es municipal, pero la propiedad es del Estado. La relación con el subdelegado es muy buena.

– ¿Cree que la pasarela del Miracle generará polémica por su impacto visual?

– No. Tienen mucho más impacto las catenarias de la Renfe o el Vial Bryant. La pasarela era uno de mis grandes sueños. Al fin lograremos unir el mar con el río gracias a la Rambla. Por fin abrimos la ciudad al mar.

– Tarragona va justa de parkings y ahora se eliminarán los del Passeig del Miracle.

– Son sólo setenta plazas, que se habilitarán en la plataforma que habrá detrás del edificio de la Autoritat Portuària.

– Usted en 2009 amenazó con cerrar la estación de tren si no se hacían las mejoras. ¿Fue una Ballesterada?

– Sí, pero gracias a esta alcaldada me recibieron de urgencia y se consolidó el proyecto para mejorar la accesibilidad.

– Su gobierno no ha logrado reactivar el Port Esportiu, que ahora pasamos por delante.

– Estamos hablando con el Nàutic y el Port para que vuelva a tener vida, en base al deporte y la reforma del paseo. No descartamos que allí vaya una posible instalación hotelera.

– ¿Descarta el soterramiento de las vías del tren?

– De momento, sí. La Façana la hemos cambiado por completo, desde el Passeig del Serrallo hasta la pasarela y el Passeig del Miracle. Ha sido un gran esfuerzo conjunto con el Port.

– ¿Qué valoración hace de estos diez años que lleva como alcalde?

– Ha sido un periodo muy duro económicamente. Pese a ello, hemos podido resolver grandes problemas, como el POUM.

– En 2007, cuando entró, había una ‘psicosis’ por las expropiaciones previstas en el anterior plan.

– Sí, había 6.000 personas que temían por su hogares, se convocaron manifiestaciones... Eran unos momentos en los que el Ayuntamiento era sospechoso de pelotazos urbanísticos.

– ¿El Consistorio ha dejado de estar bajo sospecha?

– Exacto. Y si en algún momento ha habido alguna duda, hemos puesto el contador a cero. Ahora, nuestra prioridad es que siempre prevalga el interés público.

– ¿Es la gran diferencia con la anterior etapa?

– No. Lo que nos diferencia es que hemos tirado hacia adelante pese a algunas críticas.

– ¿Y el caso Inipro?

– Estoy tranquilo. Me molestó más la imputación por las dietas de la federación de municipios.

Ballesteros, caso Inipro
El alcalde, después de declarar en el juzgado en enero de 2016. Foto: Pere Ferré

– ¿Qué es lo que más destacaria de esta década?

– Hemos resuelto déficits como el Teatre Tarragona, el Mercat Central o la EOI. También hemos mejorado la conexión entre la Part Baixa con el centro.

– El Mercat abrió el 16 de marzo. ¿Qué le parecen las críticas por los horarios?

– Son lógicas y normales, las cosas deben ajustarse. La ciudad ha hecho un gran esfuerzo, con una inversión de 47 millones. No podemos desaprovecharla.

– Debía estar hecho con la apertura de El Corte Inglés. Ha tardado seis años más.

– Sí, por desgracia. En Bilbao han estado más de diez años o en Barcelona llevan más para el de Sant Antoni. Cuando llegué no había proyecto ejecutivo ni se habían hecho las excavaciones.

– Pasamos por la Tarraco Arena Plaça (TAP). En 2010, el Parlament prohibió las corridas de toros. ¿Usted que habría votado?

– Soy antitaurino, pero no hubiera votado a favor de suprimirlos. Es un espectáculo que moría solo. Ahora tenemos un gran equipamiento para la ciudad.

– Pasan los años y la Part Alta sigue con problemas de coches.

– Sí. Queremos semipeatonalizarla. El Casc Antic debe ser sólo transitable en coche para los vecinos y la carga y descarga, como Girona o Toledo.

– ¿Esto quiere decir que descartan el párking Jaume I?

– Sí. Quiero que sea un equipamiento cultural, como la Casa de la Festa.

– En diez años no ha logrado abrir el espacio.

– Sí, es el último gran tema que nos falta. Hicimos una auditoría económica y se la pasamos a la Fiscalía.

– Hay la sensación de que el Ayuntamiento no ha hecho todo lo que podría en este tema.

– Sí que lo hemos hecho, por eso cesamos al gerente. Desde que soy alcalde no hemos puesto ni un euro en este desastre.

– Llegamos a la Tabacalera. 2017 será el año del plan funcional?

– Saldrá a concurso en breve la redacción del plan director. Por fin, el actual conseller de Cultura –Santi Vila– es el que se cree más la potencialidad de Tarraco, que también es una gran forma de explicar Catalunya.

– ¿Los anteriores consellers no lo querían entender?

– No. Ni Tresserras ni Mascarell. Vila se ha implicado desde el primer momento, como con el Teatre Romà o las Murallas.

Ballesteros, con Santi Vila
El alcalde destaca la actitud del conseller en favor de la Tarraco Romana. Foto: Lluís Milián

– ¿Cuándo estará listo el futuro Complex Tabacalera?

– Espero que en cinco años. Lo que podría hacerse antes es el traslado de la biblioteca.

Oppida pide la gestión.

– Sí, pero hay otras entidades interesadas. Lo sacaremos a concurso. La Tabacalera debe ser el gran centro cultural del sur de Catalunya con el Museu Arqueològic, el Museu d’Història, el ICAT, la Necròpolis o la gran biblioteca.

– El caso de la construcción de Parc Central sigue en los juzgados.

– Es uno de esos temas del pasado que alimentaban las sospechas urbanísticas...

– Faltan 13 meses para los Juegos. ¿Los llegó a ver perdidos?

– Sí, durante nueve días cuando confirmamos que el Gobierno Central en funciones no podría cumplir con sus obligaciones y teníamos la reunión de Orán.

– ¿Fueron sus peores días?

– No, estos han sido las muertes de Marbel Negueruela y Josep Lluís Navarro.

– ¿Y políticamente hablando ?

– De los peores, pero el comité confía en TGN y ahora ya tenemos la financiación firmada.

– Sí, pero dependerá de los presupuestos del Estado. ¿Presionará al diputado Joan Ruiz para que vote a favor de las cuentas si depende de un voto?

– No. El Gobierno nos ha garantizado que habría un plan B.

– ¿Por qué no recriminó nada a Soraya el día que vino a TGN?

– No fue casual. La vicepresidenta ha sido clave para lograr los 12,5 millones de euros y los beneficios fiscales cuando Cardenal y Wert no tenían ningún interés en los Juegos.

Ballesteros y Soraya
Imagen de la visita de la vicepresidenta a Tarragona. Foto: Pere Ferré

– La gente no está muy animada.

– Hemos pasado del escepticismo a la confianza. Y estoy seguro de que cuando la gente descubra el Anillo Mediterráneo pasará al entusiasmo.

– ¿Darán todos los equipamientos a la gestión privada?

– No soy apriorístico ni hago como ERC, que critica la oferta de Santa Gadea pero que, al mismo tiempo, se congratula de que su Govern externalice la gestión del Complex Sant Jordi.

Twitter.com/osaumell

Comentarios

Lea También