Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ballesteros se queda en minoría

El alcalde defiende que el pacto de ciudad sigue adelante a pesar la salida de Josep Maria Prats del Govern municipal

Núria Riu

Whatsapp
El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, durante la comparecencia de prensa

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, durante la comparecencia de prensa

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, se queda en minoría tras la renuncia de Josep Maria Prats (Units per Avançar) del Govern municipal. Prats ha anunciado esta mañana en un comunicado que “por coherencia, lealtad y por dignidad personal” había presentado su renuncia al cargo de Teniente de alcalde y concejal de Cultura, tras los actos violentos del pasado domingo en la ciudad.

A pesar de ello, Ballesteros aseguró que “literalmente no rompe con el pacto de ciudad” y que seguirá contando con el compromiso del edil democristiano que firmaron hace 18 meses. “El pacto por Tarragona no está en peligro”, aseguró el alcalde tras la junta de portavoces de esta mañana. Los nueve concejales del Partit Socialista y los cuatro del Partido Popular seguirán contando con el apoyo del representante de la antigua Unió en aspectos como la aprobación de los presupuestos y los Juegos Mediterráneos, según explicó el máximo representante consistorial. “Ya dijimos en su momento que en temas de política general cada formación mantendría su postura y, más allá de esta renuncia seguiremos coordinando esfuerzos en lo que se refiere a las grandes líneas estratégicas de la ciudad tal y como hemos hechos hasta el momento”, afirmó.

Esta semana se dará a conocer la reordenación del cartapacio

El proyecto de Ballesteros no se tambalea. Y es que, esta misma mañana el portavoz de Ciutadans, Rubén Viñuales, ya ha dicho que ayudará al Govern municipal para tirar adelante los grandes temas de ciudad.

El equipo de Gobierno se ha dado ahora un plazo de dos días para dar a conocer la reordenación del cartapacio municipal tras la salida de Prats.

La rotura del pacto llega después de que el pasado lunes Prats ya avanzó que reconsideraría su papel, tras los hechos violentos del pasado domingo en la ciudad. Un aspecto sobre el que, por primera vez después de tres días, también habló en una comparecencia de prensa el alcalde. En este sentido, Ballesteros afirmó rotundamente que “el alcalde no se escondió ni lo hago ahora. Quienes lo afirman es que no me conocen”.

El alcalde dice que 'no quise dar la nota' saliendo a la calle

Tras las críticas recibidas desde el domingo, ya sea a través de las redes sociales o en las movilizaciones que han tenido lugar esta semana, el dirigente socialista afirmó que “estuve al frente de la situación desde el sábado al mediodía hasta la madrugada del día 1 al 2”. Describió que durante estas horas estuvo “haciendo llamadas y gestiones para coordinar lo que estaba pasando por si podía hacer algo para que la situación no fuera a más”.

El alcalde afirmó que mientras los agentes de la policía nacional estaban entrando en varios centros de votación de la ciudad, “no quise dar la nota saliendo a la calle, pero hice lo que se corresponde”.

Rifirrafe con el concejal de la CUP tras asegurar que los agentes que están en el puerto 'no han generado ningún conflicto de orden público'

Después de que el domingo Ballesteros no compareció y que tan solo lamentó los hechos a través de las redes sociales y un comunicado, esta mañana ha reiterado su “rechazo sin paliativos a un exceso de violencia policial innecesaria”. Insistió en la necesidad de diálogo y negociación para llegar a una solución al conflicto entre Catalunya y España, por ello la comparecencia se ha hecho en un salón de actos que ha incorporado un cartel de ‘Parlem’ para insistir en esta postura.

Defendió que no había acudido a la manifestación de rechazo a la violencia que se convocó ayer porque “entendí que se mezclaba el tema independentista con la condena de los hechos violentos”. Y preguntado sobre si se opone al hecho que un barco con agentes de la policía nacional siga en el Port de Tarragona aseguró que “no me molesta. No han creado ningún conflicto ni ningún problema de orden público en la calle”. Una afirmación que ha generado un rifirrafe con el edil de la CUP, Jordi Martí, que estaba presente en la comparecencia de prensa y que le ha acusado de “mentiroso”.

 

Comentarios

Lea También